Por - - 0 Comments

Hace no mucho algún crítico de arquitectura soltó una frase exquisita: “Ricardo Legorreta convirtió en prosa la poesía arquitectónica de Luis Barragán”.

Así, sencilla, simple y, al mismo tiempo, de una genialidad tan rotunda como verdadera. Legorreta llevó el diseño, el estilo, la elegancia y la identidad que mostró Barragán (Premio Pritzker, 1980) en proyectos residenciales a dimensiones extraordinarias (hoteles, universidades y grandes extensiones).

El arquitecto mexicano Ricardo Legorreta, quien falleció el 30 de diciembre del 2011 es, sin duda, el más grande exponente de la profesión a nivel mundial, a pesar de que la arquitectura mexicana exporta una calidad que está a la altura de lo mejor del orbe.

Y tomamos este tema, no porque se quiera presentar un homenaje –que sería sumamente retrasado-, sino porque en días recientes, la presidenta del Conaculta, Consuelo Sáizar, oficializó que los restos del destacado personaje se unirán a la Rotonda de las Personas Ilustres, en el Panteón de Dolores.

Dicho espacio, creado en 1872 por decreto del entonces Presidente, Sebastián Lerdo de Tejada, recibe a los más sobresalientes representantes de México en el mundo o aquellos que por sus acciones engrandecieron al país.

Ricardo Legorreta estará ahí por méritos propios, por construir, en sentido literal y metafórico, una carrera brillantísima de más de 50 años.

Su legado no sólo radica en edificios que en México son referentes inmediatos de la arquitectura como el Papalote Museo del Niño, el Hotel Camino Real en Polanco, el museo MARCO de Monterrey, y el edificio que actualmente es sede del Tribunal Federal de Justicia, sino en otros tantos en el extranjero como el Hotel Sheraton de Bilbao, la Universidad de Ingeniería en Qatar o la Biblioteca Municipal de San Antonio, Texas.

Legorreta es a la arquitectura nacional lo que Octavio Paz o Carlos Fuentes son a la literatura. Hay que reconocer, de vez en cuando, la obra hermosa que resulta de creativos en este país, darle su lugar y sí, aunque sea tarde, de paso rendirles un homenaje.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.