Por - - 0 Comments

Es un gusto comunicar en este espacio que por primera vez, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla se presenta en el Palacio de Bellas Artes. Esto será a través de sus coros y todos ellos van acompañados de la Filarmónica 5 de Mayo, ensamble musical oficial del Estado de Puebla.

Hasta dónde estoy documentado, nunca un ensamble de la BUAP se había presentado en tan prestigioso recinto. Sin duda éste evento hará que tanto los integrantes de los coros universitarios como los músicos de la orquesta poblana saquen lo mejor de sí y dejen el corazón en el escenario. Un abrazo en particular a los colegas y amigos Agustín Peñuela, Magda Rey y Toño de la Rosa.  Además de felicitar al director de la Filarmónica 5 de Mayo Fernando Lozano. De manera muy especial felicito también al maestro Flavio Guzmán quien está a cargo del despacho de la Vicerrectoría de Extensión y Difusión de la Cultura por promover este tipo de eventos.

El evento será el miércoles 4 de noviembre a las 8 pm en Palacio de Bellas Artes en México DF y se repite en Puebla el 6 de noviembre en el auditorio de la Reforma.

Ahora bien, esto es una columna periodística y como tal, debe llevar comentarios además de hacer la difusión del evento en cuestión. El concierto no ha ocurrido aún, por lo que no podemos hablar en términos musicales. Mi opinión va en función de remarcar la importancia que tiene que ensambles musicales de provincia salgan a exponer su trabajo.

Conocemos los diferentes ensambles sinfónicos de Ciudad de México e incluso la Orquesta Sinfónica de Xalapa pero fuera de ahí es difícil hablar de una agrupación filarmónica o coral mexicana de renombre además de éstas que se haya presentado en Palacio de Bellas Artes.

Es de gran importancia si queremos ser un pueblo progresista que al interior del país se dé la debida importancia a las expresiones musicales locales cuya propuesta estética vaya más allá del simple entretenimiento. El valorar nuestras propias expresiones artísticas nos hará generar una industria que gire en torno a ellas. Desde luego lleva un costo: Tener la disciplina de asistir a los conciertos y sugerir repertorios a los directores. Además hay que buscar la difusión de los mismos en medios de comunicación más especializados.

De esta manera en un futuro se podrá hablar de la Filarmónica 5 de mayo, de la Orquesta Sinfónica de Ciudad Neza, o del ensamble de alientos de San Pablo del Monte y se hablará menos de Banda (ponga aquí el nombre de su banda de alientos norteña favorita) o de los reaggetoneros en turno.

Veremos que nos depara el futuro.





Deja un comentario