Por - - 0 Comments

Una de las aspiraciones más genuinas de cualquier creador es que su obra resista al paso del tiempo. En el caso de la música, el común denominador son las canciones que apelan a temas ambiguos y carentes de narrativa que los vuelvan “atemporales”.

Lo cierto es que son inumerables los casos de temas, o incluso álbumes, que sin necesidad de definirse como conceptuales logran permanecer en el gusto del público por mucho tiempo gracias a que retratan el mundo en el que fueron creados.

“SINE DIE” es el tercer sencillo de Arsenicum, el nuevo material de Ariel Bersalieri, un título que parece remitir a la expresión en latín “Sine díe” que significa sin plazo o sin tiempo definido . El músico argentino de nacimiento, pero mexicano por elección, ha dado en el clavo con esta nueva canción que describe muy bien el concepto “indefinido” que caracteriza a estos tiempos.

Una de las líneas más memorabes del tema señala:Voy a dejar las pastillas por un tiempo y si me voy a hundir que sea hasta el fondo”. Pero ¿qué son esas pastillas a las que se refiere? Una lectura menos obvia podría referirse a los analgésicos emocionales a los que todos recurrimos para aliviar nuestros tormentos existenciales.

Las posesiones materiales como medida del éxito, la feroz competitivad profesional y el culto a la personalidad son sólo algunos de los muchos paleativos que usamos para maquillar fracasos sentimentales y vidas carentes de sentido. En un mundo que margina y olvida a todo aquel que no persigue de manera obsesiva el éxito, en su forma más vanal y comercial, el refugiarse en dichas drogas es casi inevitable.

“Voy a dejar de ver sus mundos de colores, si me hace tan feliz el mío en blanco y negro”

La intención de este tema como “SINE DIE” probablemnte sea una llamada a un despertar de la aceptación personal, con todos sus matices y defectos. Un abrazo a la singularidad, pero también a las dudas y la incertidumbre de quien entiende los peligros de su entorno.

“Amo la distancia, amo esta ausencia, amo mi duda”.

Son pocos los compositores que se atreven a hacer canciones que retraten de una forma tan acertada quienes somos. En una generación que quiere todo de forma inmediata, que nada le basta y que todo le aburre, la música de Bersalieri es un verdadero bálsamo para quienes disfrutamos la música sin prisas y sin prejuicios.





Deja un comentario