Por - - 0 Comments

La música rock de los 70 donde se empezaron a utilizar más los sintetizadores quedó lejos del gusto popular con la llegada del New Wave. El New Wave efectivamente se caracterizó por el uso –retrospectivamente, el abuso- de instrumentos musicales electrónicos.

 

La razón por la que digo que fue un abuso es principalmente por que en lugar de experimentar con los timbres que podrían proporcionarnos estos nuevos instrumentos, los artistas populares se dedicaron a emular timbres de instrumentos musicales tradicionales (metales, cuerdas, pianos, etc.)

 

Desde una perspectiva económica, este exceso podría justificarse así: “¿Qué caso tiene llevar a la tocada a un trompetista cuando podemos hacer en el teclado el sólo de trompeta?” Toda moneda tiene dos caras y aquí el aspecto estético fue el que pagó los platos rotos.



 

 

Hubo a fines de los 70 principios de 80, bandas como Emerson, Lake And Palmer, Universe Zero, Yes o en el género del jazz Return to Forever que buscaron en el sintetizador generar diferentes atmósferas musicales. En ocasiones tuvieron éxito y en otras nos dejaron temas que hoy día tienen un sonido francamente malo.

 

Volvamos al día de hoy, porque nada nos evoca al pasado mejor que una situación presente. Esta mañana empecé mi día escuchando una de las múltiples propuestas que llegan al buzón de nuestro editor.

 

La banda se llama Jesus on Dope, que desde su nombre sugiere cierta irreverencia y sarcasmo, cosa que yo aprecio en un artista. De ahí escuche principalmente dos temas: Escape from the void y Diabolik.

1798774_10152009752473931_1791277448_n

Escape from the void es un tipo de balada a 6/8. El ritmo me hace pensar en las baladas soul o blues de los 50. Por encima está esa atmósfera de ganas de dormir mientras estás en una conferencia, clase o servicio religioso. Por favor no se mal entienda, para mi ese estado de somnolencia es muy relajante. Sin duda es el tipo de rola que usaría como vick Vaporub para cerebro congestionado.

 

 

El segundo tema es Diabolik. La portada del sitio web de la banda, aunque me pareció un tanto desafortunada su producción de video, lo importante aquí es escuchar la música. La canción se aleja de la balada y nos conduce a una base rítmica más Hard rock. Buen groove de bajo –  batería, de nuevo tenemos encima esos sonidos electrónicos pero esta vez son más agresivos.

 

 

Considero que Jesus on Dope tiene una propuesta interesante, es un platillo que va tomando buen sazón. Creo también que aún no llega a ese punto de cocción ideal, el tener un proyecto de música con tintes vanguardistas exige mucho cuidado en la elección de los sonidos y la ejecución pero si los elementos que conforman el proyecto continúan con buen ánimo y trabajo duro nuestro Cristo intoxicado podrá ascender a los cielos.

 

Más informes: jesusondope.com y @jesusondope

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.