Por - - 0 Comments

Muchos habrán escuchado hablar de los mantras, esas palabras repetitivas que utilizan algunas religiones y tradiciones espirituales de oriente  para mantenerse en un estado de meditación. Aquí la palabra clave es Repetitivo.

Otro ejemplo, en la tradición católica es la oración utilizando el rosario, aquí no hay una palabra, sino textos de oración como el Ave María. Nuevamente nos encontramos frente a una Repetición.

Si nos trasladamos al mundo de la música vamos a encontrar nuevamente la repetición. Tan sólo observemos una canción popular: Verso, Verso, Coro, Verso, Coro. Esto en el esquema más simple, el cual los colegas denominarían A,A,B,A,B para referirse a la forma musical.

¿Qué hay de la música devocional como el Gospel?, basta una simple inspección a uno de esos coros para darnos cuenta de que se trata de repetir la frase una y otra vez. Echen una oreja a ésta escena de esa famosa cinta con Whoopi Goldberg:

Nuevamente encontramos una repetición constante en la música. Si nos vamos al ámbito de música Pop veremos que sucede algo similar. ¿Recuerdan ustedes esa larga coda en Hey Jude que los asistentes a los conciertos de McCartney no pueden resistir cantar?

Se me ocurren varios ejemplos de rolas con ese mismo tratamiento en su estructura All around the world de Oasis o River of Dreams de Billy Joel por nombrar algunas.

No es casualidad que se den estas repeticiones en la música, existen incluso terapias que utilizan la música repetitiva como remedio a algún trastorno psicológico. Dentro de las virtudes que los expertos mencionan podemos destacar algunas:

  • Limpiar la mente: deteniendo el diálogo interior y así conectarnos con el presente.

Esta es importante para gente que anda en un constante ajetreo mental, así como su servidor, muchas veces nos ayuda a detener el desorden de ideas que llevamos en la cabeza para después podernos concentrarnos mejor en una sola.

  • Traer estados  del pasado al presente: para proyectarlos hacia el futuro.

Ya habíamos dicho que muchas veces el valor que tiene cierta pieza musical para nosotros es porque nos evoca alguna vivencia pasada. En ocasiones el revivir experiencias de triunfo y bienestar nos sirve al presente para recordarnos que somos capaces de superar determinados obstáculos.

  • Sentimiento de Unidad con otras personas: Podemos tener distintas opiniones y visiones de vida pero al cantar todos estamos en la misma sintonía.

Brian May, el gran músico guitarrista de Queen comentaba alguna vez en una entrevista que le encantaba tocar en estadios y convertirse en el centro de atención en un recinto donde normalmente se reúnen grupos de personas con cierta rivalidad, piensen en un Liverpool versus Manchester. Los conciertos rompían ese paradigma, eran una buena excusa para que el público visitara ese mismo recinto con una misma finalidad, el pasar un buen rato sin esperar derrota o triunfo.

Para que miles canten una misma canción es necesario que la melodía sea sencilla, ¿qué mejor que un canto repetitivo?

La repetición puede resultar aburrida en ciertos contextos, sin embargo en la música es necesaria y agradable.


 





Deja un comentario