Por - - 0 Comments

Marco Quintana es un músico con más de 15 años de experiencia, se ha documentado mucho de su trabajo con la banda de Rock Eslabón. En ocasiones, cuando un artista pertenece a una banda, se nos olvida que es un individuo y como tal está lleno de intereses e inquietudes que van más allá de lo que se puede hacer en un ensamble.

Dejemos que el nos describa su experiencia en voz propia, he aquí una entrevista que le hicimos para Sonidos Marginales en Resonancia Magazine.

1.     Yo soy testigo de que de los años 2007 a 2013 Eslabón era tu principal proyecto artístico, me atrevo a decir de vida. Ahora las cosas se han relajado un poco y te has permitido profundizar en otros proyectos musicales diferentes a una banda de Rock. ¿Puedes decir cuáles son estos proyectos?

Antes que nada Chuck quiero agradecer el que me hayas considerado nuevamente en éste espacio, es grato siempre saber de la gente de Resonancia… pues mira, en éstos momentos estoy involucrado en diferentes proyectos, creo que los más destacados son el montaje de una versión local de “Amor sin barreras” de Leonard Bernstein donde funjo como protagonista (tengo el papel de Tony) con Artaud Studio, bajo la dirección del maestro Ansoni, así también el montaje de un musical nuevo con una compañía ya nacional llamada 123 producciones, el montaje es “Gisselle” y es la adaptación a teatro de la historia de “Encantada” la película de Disney, en éste montaje tengo doble papel, salgo de un hippie que canta con la protagonista en una escena, pero también seré el alternante de ‘Robert’ el personaje que recibe a la princesa en Manhattan.

Estoy aparte en dos proyectos más, pues con Polifonía Vocal el grupo de mi maestro de canto Antonio Villagra, estamos preparando una gira a Europa con música mexicana que abarca desde la música de concierto como Manuel M. Ponce o María Grever hasta lo más popular de nuestra música como Tito Guizar o José Alfredo Jiménez, partiremos a Alemania a principios de septiembre, y bueno eso sin contar los recitales que tengo en puerta de música clásica, una banda de covers donde ahora estoy involucrado, así como los recitales de mis alumnos en los cuales yo dirijo musical y vocalmente y por supuesto las cosas inherentes a Eslabón.

conaculta_martes_de_opera_ensamble_arte_y_polifonia_vocal_fonoteca_marco_quintana_y_miguel_vazquez_alr_1634b

2.     ¿Qué nuevos retos implican para ti estos proyectos? ¿Has tenido qué estudiar para desarrollar alguna destreza que antes no poseías?

Pues sí han sido retos, por ejemplo en los montajes de los musicales he tenido que explotar más la beta de la actuación, o sea en “Gisselle” me dieron el protagonista masculino ¡pero es un personaje que no canta! ¡Y yo no soy actor! Tengo nociones de actuación e interpretación escénica, pero no soy actor propiamente; en “Amor sin barreras” además tengo que participar en las coreografías y definitivamente en baile no es algo con lo que yo haya sido bendecido –risas- así que me he tenido que aplicar con eso, pues si para el resto de la producción le toma 4 vueltas montar la coreografía, ¡a mi me toma 12 vueltas! En ése sentido agradezco a Valentina Ouviña toda la paciencia y el apoyo para lograr un desarrollo adecuado, en éste montaje también dirijo vocalmente así que he tenido que abordar las cosas desde ése punto de vista y para nada es lo mismo ser cantante que director vocal y montar coros y números solistas, sin embargo todo eso resulta muy divertido en el proceso aunque es bastante agotador.

 3.     Comedia musical y Rock and Roll. ¿Qué diferencias encuentras y qué similitudes?

Pues mira, depende del montaje o del rock del que hablemos, no es lo mismo cantar Gisselle que West side story (amor sin barreras) los enfoques vocales son por completo diferentes, en el primero utilizo más bien cosas de la música popular, en el segundo más bien de la música clásica, aunque la emisión debe ser la misma, la proyección es por completo diferente, lo mismo pasa con el Rock, no es lo mismo cantar a Led Zeppelin que a los Beatles, el cuerpo se maneja de formas diferentes para dar otro sentido a las cosas, tu sabes bien cuán familiarizado estoy con la música de los Beatles, sin embargo cantar “Across the universe” el musical implicaría abordar la música de forma muy diferente. Algo  muy curioso que yo he notado es que si canto o toco con la banda o con Eslabón NO dejo de ser Marco, es más tal vez sea un Marco más auténtico que aquel que da clases, sin embargo en el teatro tengo que “prestar” mi cuerpo al personaje, ya sea Tony o Robert o el Hippie o Jude o quien sea, debo dejar de ser yo para que pueda existir ese otro ser, que aunque ficticio no deja de ser real.

foto argom 3

 4.     Una pregunta obligada a los músicos de provincia. ¿Cuál es tu opinión sobre el contexto musical en Puebla? ¿Qué forma tendrá ese contexto en cinco años?

Es una pregunta difícil, vamos por partes, el contexto musical en Puebla es difícil, lo he dicho más de una vez en diferentes medios y lo sostengo, como músico de rock los empresarios de los bares te obligan a tocar covers, y últimamente ¡hasta los mismos covers en todos los bares!

Parece que el bar ya da una lista de lo que se debe de tocar porque todas la bandas tocan lo mismo (salvo contadas excepciones) eso vuelve el trabajo tedioso y maleduca al público porque no da diversidad, nosotros mismos vivimos eso ¿recuerdas cuando al estar tocando oldies  cada semana nos pedían Yesterday u Hotel California? ¡O sea, hay 217 canciones de los Beatles, y todos tocan Don’t let me down!

Por otro lado existen las bandas que quieren demostrar que no son iguales a todos y tocan cosas que no conectan con el público, eso hace que los corran y contratan obviamente a una banda que toque lo de todos los demás, existen bandas como Cuarto Blanco o los Tacit que logran un equilibrio entre ambas partes, pero lamentablemente son las menos, además ¡Eslabón ya dejo de tocar covers por tu culpa! –risas estridentes- es broma hermano… pero sigo con la respuesta, hay algo que me preocupa en sobremanera, y es el hecho que las bandas han dejado de tocar en español, eso ha mellado bastante la difusión del rock en nuestro idioma y del rock nacional, la realidad de las cosas es que si no tenemos unos ‘One diretion’ nunca vamos a tener un ‘U2’ es la proliferación de bandas buenas o malas, poperas o metaleras lo que hace que el púbico decida y presione a los medios, pero si no existen estas bandas y no se les apoya simplemente nunca tendremos una banda leyenda y menos en ‘provincia’ lo que me lleva a la segunda parte, como músico clásico todo lo bueno está en la capital, la gente del resto de la república no hace las cosas bien, o al menos es lo que se ve en el medio, hace poco comenzó una temporada de ópera con la filarmónica 5 de mayo, y eso fue muy bueno, pero al ver a la gente de la orquesta y los cantantes que hicieron los montajes ¡resulta que casi no hay gente de la ciudad!

Los trajeron del DF y no es que eso esté mal, sino que me obliga a preguntar ¿por qué no apoyar al talento local? ¿o acaso nuestras universidades y conservatorio no dan la preparación adecuada para que la gente que vive en Puebla soporte una producción? Creo que es una forma de ‘malinchismo’ salvo por el coro de la ópera de la BUAP y unos cuantos músicos de la orquesta hay pocos poblanos en la producción, de seguir las tendencias así creo que en cinco años todo tocaremos lo mismo y los cantantes seguirán emigrando a la ciudad de México o a otros lugares y bajará aún más nuestra mellada vida cultural.

5.     El aspecto espiritual es importante en tu vida, quizás más en los últimos 5 años. ¿De qué forma se vuelve para ti la música una actividad espiritual?

-Risas- trataré de ser breve, yo creo que cualquier actividad del hombre es espiritual, ¿cómo? Pues teniendo conciencia de lo que se hace y consagrarlo a la divinidad, al universo o a la humanidad misma, es decir dejar al ego y al egoísmo de lado y hacer las cosas en beneficio de la comunidad y la comunidad por excelencia es la humanidad completa, así pues el músico comparte, enseña, recrea y conmueve con su arte, de esa manera beneficia a toda la humanidad. El aspecto más importante para mi es ¿qué puedo aprender con lo que hago? ¿en verdad mi corazón se entrega? ¿me importa la música o la fama? Ese tipo de preguntas es lo que yo pienso que hace tomar conciencia de lo que cada uno vino a hacer a éste mundo y pues eso es un crecimiento espiritual según lo entiendo yo.

 6.     El último comentario por lo general lo dejo en manos del entrevistado. ¿Qué más quieres compartir?

Pues, creo que he dicho cosas de más –risas- y mi cantaleta aunque suene trillada: apoyen lo local, denle una oportunidad, es la única forma de generar una industria verdadera, hoy en día los grandes medios de comunicación como las televisoras, las radiodifusoras y las discretas disqueras nos dicen que oír, que es bueno y que es malo, pero si le damos chance a lo local y exigimos a los empresarios y directores de cultura que nos ofrezcan alternativas pueden resultar cosas muy interesantes, pero para eso hay que involucrarse, ensuciarse un poco las manos, tomarse un tiempo para postear, pagar un cover en un bar para ver a bandas locales, al final depende del público si quiere seguir oyendo lo mismo y que otros decidan o si quiere evolucionar y probar cosas nuevas por su cuenta.

Polifonia

Agradezco a Marco Quintana su tiempo, es importante conocer y compartir la forma de pensar de los músicos mexicanos y poblanos dado que son ellos quienes van forjando nuestra música y la manera en que la percibimos.

Mapa   Layout





Deja un comentario