Por - - 0 Comments

Suena duro el título del artículo, sin embargo a nivel general parece cierto el enunciado. Hablemos un poco de la música Pop del mainstream, es decir, aquella que ofrecen los medios de comunicación masiva.

Les empezaré hablando del Pop de los 80 el cual viví en mi niñez, antes de ser target consumidor de de música Pop. Ese Pop lo escuchaba por mis primos y tíos mayores que que yo pero aún cuando no entendiera lo que las letras decían, me resultaba atractivo por sus melodías y los llamativo de sus videos. Recuerdo concretamente a Michael Jackson con Thriller  y con su album BAD y por supuesto a una gran dama que hoy sigue llenando arenas: Madonna.

Jackson era un gran bailarín, difícilmente alguien diría lo contrario y sus álbumes eran grandes producciones porque se rodeaba con gente de primer nivel. Gente que había hecho escuela en el Pop y en el Rock de los 50, 60, y 70.  Ejemplos sobran: Stevie Wonder, Lionel Richie, Quincy Jones, Paul McCartney, Eddie Van Halen. Es posible que “El Rey del Pop” haya aprendido de todos ellos que la música comercial no necesariamente debe carecer de valor artístico.

Por otro lado Madonna, que  sigue vigente al día de hoy. Ella entiende perfectamente el marketing de la música Pop a gran escala, es incluso caso  de estudio para académicos de mercadotecnia. Pero además de vender imagen no deja de lado el valor artístico de su música. Temas como Borderline o Material Girl tienen una herencia musical de los grupos Motown de los 60, como las Supremes o las Mervellettes.

¿Qué pasa en los 90? ¿Por qué muchos adolescentes que crecimos en esa década decidimos voltear hacia el pasado y no compramos lo que nos pasaba la radio?

En los 90 empezó a llegar al mainstream muscial un hiphop procesado y “light” en contenido lírico. Ejemplos A y B: Vanilla Ice y M.C. Hammer. Al mismo tiempo llegaron las llamadas boy-bands como “New Kids on the Block”.

Los dos primeros ejemplos, blanco el uno y negro el otro no se cansaban de repetir en sus letras lo talentosos y atractivos que eran. Salvo la incorporación en sus canciones de las líneas de bajo de Queen con Vanilla Ice o de James Brown con Hammer, poco tenían que decir en lo musical. Las boy bands, por otro lado, pudiendo de manera inteligente seguir el legado de gente como Los Temptations, Los Beach boys o Los Jackson 5 deciden hacer a un lado la música y apostar todo por la imagen.

Ahí no para el asunto, terminamos los noventa con NSYNC y Backstreet Boys y empezamos la década de los 2000´s con Britney Spears y Christina Aguilera. Mismo error: Mucha imagen poco valor artístico.

Además de haber besado a Madonna en esos legendarios premios MTV. La Aguilera y la Spears debieron haberle pedido asesoría artística. En un momento dado Britney pudo haber mantenido su carrera sin necesidad de escándalos. Christina Aguilera tiene gran talento vocal, desafortunadamente cuando empezó a explotarlo ya no era interesante al público adolescente.

Del 2000 al 2005 poco hubo pocos artistas nuevos en el Pop, la industria discográfica se derrumbo para volverse industria del entretenimiento musical y percibir ganancia de las presentaciones en vivo.

Del 2005 a nuestros días vuelven a aparecer en medios de comunicación masivos nuevos exponentes del Pop: Lady Gaga, Justin Bieber, Selena Gomez. Lady Gaga pareciera que trata de retomar la escuela ochentera de Madonna, sin embargo musicalmente sigue siendo pobre debido a lo difusas que son ahora sus raíces. Justin Bieber y Selena Gomez son buenos en cuanto imagen pero musicalmente más pobres que los protegidos de la Madre Teresa.

A lo que quiero llegar con mis argumentos esa lo importante que resulta rescatar el Pop de antaño y aprender de su parte musical. ¿Por qué razón? Los chavos de hoy no son estúpidos y si se les enseña que la música popular también tiene valor artístico será más fácil que sepan apreciar otras corrientes musicales más sofisticadas.

Si a un chavo le muestras las armonías vocales de los Beach Boys, será después para ellos más sencillo entender las armonías  a cuatro voces del periodo barroco con exponentes como Bach o Vivaldi.

Si logran disfrutar la música disco de los 70, reconocerán fácilmente una sección de cuerdas en cualquier sinfonía de Beethoven o Mozart .

Lo mismo con el Motown de los 60 que tiene muchísimo del Jazz.

La música Pop debe ser mejor tratada por sus exponentes ya que en muchos casos es la puerta de entrada a los adolescentes al mundo de la música en general.

Para finalizar les dejo los enlaces a “Borderline” de Madonna y de “Love you like a lovesong” de Selena Gomez. Que lector juzgue cuál aporta más musicalmente.

 

 





Deja un comentario