Por - - 1 Comment

En Resonancia Magazine estamos convencidos de que el diseño es parte fundamental del concepto de un disco. Aunque en años recientes esta disciplina ha sido un tanto denostada con la irrupción de la música digital, aún añoramos los tiempos en que las fundas de los discos de vinilo decoraban las paredes de nuestras habitaciones. A partir de 1995 el Consejo Internacional de Asociaciones de Diseño Gráfico decidió crear un día para dignificar esta disciplina y por eso el 27 de abril de cada año se celebra el día mundial del diseño gráfico. En Resonancia no quisimos dejar pasar la ocasión para presentarles 5 de nuestras portadas favoritas de discos y la historia detrás del trabajo de sus diseñadores.

ANIMALS – PINK FLOYD (1977)

Diseñador: Storm Thorgenson



Posiblemente el mejor diseñador de portadas de discos de la historia es el inglés Storm Thorgenson. Su trabajo ilustrando las tapas de Pink Floyd, Paul Mcartney, Muse y muchas bandas más habla por si solo. Thorgenson no sólo es un fotografo impecable, sino un artista conceptual que logra sintetizar en una sola imagen la intensidad de las canciones de cada uno de los artistas con quienes ha trabajado. En el caso de “Animals”, Storm aterrizó la idea de Roger Waters en la canción “Pigs” que señala a la gente adinerada como los cerdos que flotan en la cúspide de los estratos sociales. A partir de esta idea, diseñó el famoso globo en forma de cerdo que hoy es un clásico en las presentaciones de Waters y Pink Floyd. En la tapa del disco, el cerdo aparece flotando en medio de las chimeneas de la decadente construcción de Battersea Power Station en Clampton, Inglaterra.

IN THE COURT OF THE CRIMSON KING – KING CRIMSON (1970)

Diseñador: Barry Godber

Todas las portadas de disco tienen una historia y la de la de este comenzó en 1968, cuando un joven estudiante de la academia de artes de Chelsea, llamado Barry Godber consiguió un empleo como operador de computadoras. En la English Electric Computers conoció a Peter Sinfield, un tipo que ocupaba parte de su tiempo en escribir canciones, los 2 compañeros se hicieron amigos, y un buen día Sinfield coincidió con Ian Mcdonald, un músico extravagante que gustaba de tocar un instrumento raro llamado Mellotron. Sinfield le presentó algunos de sus temas que compartió con sus compañeros Robert Fripp y Michael Giles.

La banda que apenas iniciaba su camino decidió grabar las canciones de Sinfield, pero aún necesitaban una portada para su disco, por lo que Peter se acercó a su amigo Barry Godber, quien después de escuchar canciones como “21st century Schizoid man” encontró la inspiración necesaria para realizar una impactante ilustración que captura perfectamente el sentimiento de tristeza del disco. El rostro neurótico impactó tanto a los integrantede de King Crimson que decidieron reproducir la pintura de Barry de forma integra en la portada.

En 1970, un repentino ataque cardiáco terminó con la vida de Barry a unos cuantos meses de salir a la venta el disco, Aunque sólo tenía 24 años, y la portada de “In the court of the Crimson King” fue su único trabajo publicado, el joven artista plástico contribuyó de manera importante en uno de los albums que definieron el concepto de rock progresivo. La pintura original es conservada por Robert Fripp, quien la rescató de las oficinas de E.G. Records, donde imprudentemente se exhibía bajo una luz brillante.

DISRAELI GEARS – CREAM (1968)

diseñador: Martin Sharp

La casualidad hizo que el diseñador australiano Martin Sharp y el guitarrista Eric Clapton vivieran en el mismo edificio, en Chelsea, Inglaterra durante la década de los sesentas. Por esos días, Sharp formaba parte de la comuna artística The Pheasantry, por lo que conocía bastante bien las corrientes artísticas de la psicodélia. Clapton no lo pensó 2 veces y le encomendó la portada del nuevo disco de Cream titulado “Disraeli Gears”. El trabajo entregado por Sharp sintetiza de forma magnífica las emociones de la época de los sesentas. Visualmente, el arte representa un banquete gráfico ante el que uno puede pasar un buen rato divagando, mientras canciones como “Strange Brew” y “Sunshine for your love” suenan en el stéreo.

LONDON CALLING – THE CLASH (1979)

Diseñadores: Penni Smith y Ray Lowry

Quiza la magia de una buena fotografía sea capturar un momento sin la intención de hacerlo. Eso ocurrió cuando la fotógrafa Penni Smith capturó el momento en que Paul Simonson destruía su bajo fender durante una presentación en Nueva York en 1979. Al principio, Smith descartó la toma argumentando que se trataba de una foto fuera de foco, pero el diseñador Ray Lowry y el vocalista Joe Strummer la convencieron de usarla como arte de portada. Para complementar la toma, Lowry incluyó un trabajo tipográfico en franco homenaje al arte de la primer placa de estudio de Elvis Presley. En ese momento surgió una de las portadas más icónicas en la historia del rock.

HOMOGENIC – BJÖRK (1997)

Diseñador: Alexander Mcqueen

Los discos de Bjork son tan eclécticos como sus portadas. En el caso de Homogenic, Bjork trato de hacer un disco cuyo concepto musical girara en torno a su natal Islandia. Para la portada, el artista visual Alexander Mcqueen quizo exponer la imagen de una persona convertida en un guerrero que combatía no con armas, sino con música, para lo cual concibió una imagen mutante de Bjork, caracterizada de una forma bastante peculiar y en la que la cantante debió posar ante las cámaras con más de 10 kilogramos de cabello humano sobre su cabeza. El resultado es una imagen un tanto perturbadora, pero bastante original y que sólo alguien con la personalidad de Björk podría representar de manera coherente con lo que se ve y se escucha a lo largo de la placa.

mail





1 Comment to 5 portadas clasicas para seguir celebrando el dia del diseno

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.