Por - - 0 Comments

 

Si uno camina por las calles de la Ciudad de México con la mente despejada y  los ojos bien abiertos es posible toparse en algunos postes de la compañía de luz  unos anuncios bastante peculiares. Las impresiones en tono monocrómatico convocan con tono incendiario a echar abajo al internet, rendir tributo a la cabeza de juárez, crear bailes extravagantes y darle muerte al color rosa mexicano.

Esta extraña forma de autopromoción, rubricada unicamente con una imagen de algo que aparenta ser un grabado medieval nos remite a una dirección: www.bustrofedon.net Sitio de una lúdica revista de ficción experimental que invita a sus lectores a través de estos extraños desplegados y de sus cuentas en redes sociales a una serie de acciones igualmente extrañas y emocionantes.

Ya sea por morbo o por interés genuino en las expresiones artísticas de nuestro país, la promoción alternativa ha funcionado y ha permitido que el sitio de Bustrófedón cuente ya con 4 surealista números publicados en línea.

Toparse con Bustrófedón es parecido a encontrar un hongo rojo con manchas blancas en nuestro camino. Ante tal hallazgo no queda más remedio que someterse al dilema de Alicia y decidir que lado del hongo es el que hay que morder.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.