Por - - 0 Comments

¿Qué colores crees que tenga un blues? ¿Cómo imaginas las texturas cromáticas del funk? ¿Cómo describirías visualmente una improvisación de Jazz? Este tipo de preguntas tienen respuesta en la exposición «El color de la música, pictografías musicales» del artista catalánManuel Pujol, que se exhibe con gran éxito en la Fonoteca Nacional de la Ciudad de México.

Traducir al lenguaje visual los estímulos auditivos de la música es la materia prima de la obra de Pujol, quien describe la creación de sus pinturas como «espontánea» ya que pinta mientras escucha la melodía y las ideas creativas surgen a partir de los sentimientos íntimos que desata la composición, por lo que no realiza bocetos. “El compositor crea su obra. Lo único que hago yo es explicar cómo me llega al espíritu y expresarlas en materia, en texturas, en color, en el espacio, en composición, el juego es que escuchen la música que se transmite y ver si encuentran algo de lo que yo he querido decir”, explica el pintor, radicado en México desde 1998.

Pujol es mundialmente reconocido por su relación cercana al pintor español Salvador Dalí, con quien trabajó en su juventud. Sin embargo, sus pinturas tienen una identidad propia, pues son la representación visual de la obra de grandes músicos mexicanos y del mundo. Es el caso del emotivo Huapango de José Pablo Moncayo, al que por su naturaleza hay quienes lo consideran como el segundo himno nacional de México.

La exposición reune pinturas que forman parte de series más grandes. Es el caso del Concierto para arpa de Carlos Chávez, que en realidad es una serie de 25 cuadros, por lo que la muestra compilada gracias al apoyo del CONACULTA es una excelente oportunidad para acercarse al trabajo del artista.

Resonancia Magazine los invita a darse una vuelta por la exposición «El color de la música, pictografías musicales». Les recordamos que la muestra puede visitarse hasta el 20 de septiembre en las bellísimas instalaciones de la Fonoteca Nacional ubicadas en Francisco Sosa No. 383 Col. Barrio de Santa. Catarina, Coyoacán y que la entrada es (como debería ser siempre) completamente libre.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.