Por - - 0 Comments

Aunque la música de cámara aparenta ser un género reservado para expertos,  resulta sorprendente que artistas como Eurythmics, Apocalyptica,  Steve Howe e incluso las películas de Walt Disney estén plagadas de armonías provenientes de este género.

Para entender un poco más sobre la música de cámara y su relación con entornos tan convulsionados como los que vivimos actualmente en el mundo, platicamos con el maestro Stephan Barratt-Due, director de la Oslo Camerata que se presentará el 14 de Octubre en la ciudad de Guanajuato, en la trigésimonovena edición del Festival Internacional Cervantino.

¿Cuál cree que debe ser el papel que debe jugar la música en entornos de crisis y violencia como los que vivimos en México y latinoamérica?

Un asunto que me parece relevante es que al acercar a los niños a la música desarrollamos sus capacidades creativas. La mera posibilidad de generar un sonido hermoso es una forma de estar en contacto consigo mismos.

A través de la experiencia musical se generan algunos valores positivos y una mentalidad más diversa que puede alejarlos de la violencia. Me gustaría hacer una afirmación más concreta respecto al tema, pero temo que la música por si misma  no es suficiente para hacer grandes transformaciones sociales, sin embargo,  pienso que al acercar a los niños a la música y permitirles tocar un instrumento la sociedad contribuye a crear mejores ciudadanos.

Además de la música de academia ¿Qué género popular le interesa?

Mi interés principal es la música clásica, porque trabajo con ese género pero también me gusta escuchar todo tipo de  música en géneros populares que tengan que ver con la pasión y la emotividad

¿Cuál es su opinión de artistas como Jordi Savat, que dedican gran parte de su obra a rescatar música Sacra de conventos y monasterios latinoamericanos?

Me parece maravilloso su trabajo. En américa latina se esta desarrollando un gran interés por la música en general, a nosotros (en la Camerata) nos interesa mucho lo que se esta haciendo en Venezuela y Brasil ya que a menudo damos giras ahí y participamos en proyectos de enseñanza en barrios pobres como las favelas. Me parece que hay un giro bastante interesante en el continente americano por contrapesar la tradición europea y difundir la música clásica generada en América Latina.

 

¿Qué podemos esperar de la presentación de la Camerata Oslo en el festival Cervantino?

Quisimos traer a México un repertorio que tuviera que ver con el tema central de este año en el Festival (Los dones de la naturaleza) es por eso que tocaremos obras de Edvard Grieg que no sólo fue un importante compositor romántico noruego sino un compositor nacionalista, cuya mayor parte de su inspiración surgió de la naturaleza y la música folklórica noruega. De él se presentan dos piezas basadas en poemas de autores noruegos, una de ellas  es extremadamente famosa: la «Holberg Suite» de 1884, composición basada en un poema del dramaturgo noruego Holberg, donde Griev utiliza los movimientos de una suite barroca y la combina con los elementos del periodo nacionalista romántico.

También se quizo presentar música contemporánea, hay una pieza de un solo movimiento que hace referencia a las estrellas del norte, por otro lado  tendremos un preludio de barroco rococó con música de Johan Sebastian Bach y finalmente regresaremos al concepto de la naturaleza con  una composición del autor polaco Wojciech Kilar, la cual hace una descripción musical del curso de uno de los ríos más importantes de Polonia, desde tierra adentro hasta el mar negro.

El staff de Resonancia Magazine agradece la colaboración de Erica Lardo para la elaboración de esta entrevista.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.