Por - - 2 Comments

Por Enrique Dorantes



Alex Kapranos, vocalista del grupo escocés Franz Ferdinand, se unió a la interminable lista de aquéllos que han sido parte, o víctimas de la corrupción en nuestro país, de acuerdo al portal contactmusic.


Durante la madrugada del once de abril, Kapranos, quien ofreció una presentación en la capital, fue sorprendido por la Heróica Policía Mexicana, mientras ingeria tequila en plena vía pública, al más puro estilo vikingo, directo de la botella.


Sin embargo, Kapranos, que no habla mucho español, y los policías que no hablan mucho español ni inglés, ni nada, entablaron un diálogo en el viejo lenguaje del “ayúdame a ayudarte”, es decir, de la corrupción. Así fue como Kapranos se desprendió de un billete de 50 dólares para dejar las cosas por la paz y poder terminar tranquilo su delicioso néctar.


Así fue como bromeó en el twitter respecto a tan vergonzosa situación: “Just been busted by Mexico City cops for drinking tequila in street. All fine. My american friend Grant sorted it. My friend Grant, for those who haven’t met him. Mexican cops seem to hold him in high regard”. Para los que saben inglés no es necesario traducirlo, para los que no, pueden acudir al viejo tumbaburros. Ulysses S. Grant (presidente de Estados Unidos 1869-1877) es la figura que aparece en los billetes de 50 dólares.


No cabe duda que la fama de la policía mexicana ya rompe fronteras, y se internacionaliza deplorablemente; sólo un poco de cultura general mis estimados azules, ya que de saber que se trataba de un rockstar, seguramente no se hubieran quedado con un Grant, sino mínimo, con dos Benjamines.




2 Comments to Kapranos se mocha

  1. Buenísima la nota Enrique, -de hecho me la ganaste, pero me alegro porque te quedó mejor a ti.

    Fue simpático el asunto del "Grant" algo parecido a nuestra "sor juanita". Lo que no es tan chistoso es que hasta los extranjeros sepan de antemano la facilidad conque se corrompen nuestras autoridades.

  2. Enrique Dorantes

    Gracias por el comment. Que manera de quemarse del pobre policía que se topó con Kapranos. Y lo peor es que sucede en un momento en el que Joaquín Sabina tacha de ingenuo (por decirlo de buen modo) a Calderón por no darse cuenta que en sus cuerpos policiacos está la corrupción a todo lo que da. Y todavía sale muy digno el triste Calderón a decir que no es para nada ingenuo. Vaya fama que tienen las autoridades mexianas en el mundo.

Deja un comentario