Por - - 0 Comments

La mañana del lunes 18 de enero, Lalo Tex, se convirtió en tendencia en las redes sociales, su nombre y su música fue nota del día en la radio, portales electrónicos y hasta en ciertos noticieros televisivos. Lo único que tuvo que hacer para ganar esa inusual notoriedad mediática fue morirse. Así de irónica y dolorosa es a veces la vida.

Everardo Mujica Sánchez, hábil guitarrista de voz rasposa, de sombrero texano y enorme sonrisa tuvo que dejar el plano terrenal para que en los perfiles de las redes sociales se compartieran sus canciones, aparecieran miles de fotos de personas posando a su lado y se escribieran anécdotas, casi todas entrañables sobre las enseñanzas que dejó a otros jóvenes músicos y muy particularmente, sobre su gran calidad humana.

textex-1

Como casi siempre sucede en nuestra denostada escena nacional, el peso de las figuras musicales solo cobra relevancia cuando la muerte los sorprende de forma prematura. Tuvimos que esperar a un suceso sin vuelta atrás para reconocer el enorme valor de la música del “Muñeco”, no solo en el rock mexicano, sino en la identidad cultural de nuestro país.

En las canciones de Tex Tex se narra con mucho ingenio y humor negro las adversidades de la vida en los suburbios mexicanos. Música honesta, cruda y sin falsas pretensiones, -como casi todas las creaciones surgidas de las clases bajas-, la discografía de Tex Tex denuncia la falta de oportunidades de los jóvenes: “Ay “Mamá, ya no quiero estudiar, quiero ser policía judicial como mi papá” pero también señala los lugares comunes a los que todos los seres humanos, sin importar las clases sociales aspiramos: “Te vas a acordar de mi, sé muy bien que me extrañarás”.

te-vas-a-acordar-de-mi

Llena de contrastes, como la vida, las canciones que deja como legado Lalo Tex son piezas entrañables, de naturaleza juguetona, en las que detrás del drama cotidiano siempre se esconde el verso juguetón que provoca una sonrisa.

Lalo Tex estaba enfermo desde hace tiempo. Para nadie es un secreto que hace más de cinco años el músico sufrió un primer asalto de la enfermedad, un primer susto que lo llevó al hospital y que le dio un primer aviso de que el tiempo y los límites de su cuerpo comenzaban a cobrarle los casi 30 años de trabajo incansable sobre el escenario.

tumblr_inline_mjwb6gI2AX1qz4rgp

A pesar de el dolor y los malestares, Lalo se mantuvo activo hasta el final. En internet circula un video de su última presentación en el que se le nota tan enfermo que no es capaz de terminar de ejecutar la canción “Te vas a acordar de mi”. Aún en tales condiciones, Lalo Tex se mantuvo al lado de su público, haciendo lo que más le gustaba: tocar para la banda.

tex-tex1-750x400

En el momento en que se detuvo su corazón, Lalo contaba con apenas 56 años de edad. Un episodio cardiaco fue el que finalmente acabó con la vida del incansable guerrero musical que escondía bajo su sombrero texano un peinado mohawk. El parte médico señala que falleció víctima de un infarto la madrugada del 18 de enero en un centro hospitalario de la ciudad de México, después de ofrecer un concierto, en el frontón El Puente, en Chimalhuacán.

Desgraciadamente el caso de Lalo no es el único. El gremio de la música forma parte de un sector bastante desprotegido en términos de seguridad social en el que muchos otros prestadores de servicios “freelance” padecen el abandono y el desamparo de las autoridades, de sus empleadores y hasta de su público.

tex2-2

No existe una sola institución pública o privada que atienda este tipo de casos, tampoco un programa de servicios médicos que ofrezca un producto de seguridad social con las características específicas que requiere un músico profesional.

“Las obras quedan y los hombres se van” decía Julio Iglesias en un raro momento de lucidez. Gran frase para acuñar a la hora de recordar a un ídolo auténticamente surgido del pueblo. Un músico destacado, cuya habilidad al ejecutar las seis cuerdas de su guitarra eléctrica solo podían compararse con el carisma y talento escénico sobre el escenario. Ahí quedan las inolvidables presentaciones de Tex Tex en el Vive Latino, donde Lalo provocaba el alarido, la risa o la rechifla de miles de espectadores a voluntad.

Generoso, en todos los aspectos, Lalo Tex siempre tuvo un momento para tomarse una foto o firmar un autógrafo a sus seguidores, para colaborar como invitado de otros músicos y para provocar una sonrisa en todo aquel que asistió a uno de sus conciertos.

artes5

 

Gracias Lalo por tu música y por tantas alegrías compartidas. Tus canciones se quedan aquí, dispuestas para quien las necesite.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *