Por - - 0 Comments

A finales del mes de mayo, las instalaciones del Parc del Forum de Barcelona, España fueron el escenario de la quinta edición del festival Primavera Sound. Como ya es conocido, la historia de los festivales musicales en Europa le lleva muchos años de ventaja a la infraestructura que actualmente opera en México, sin embargo, en su definición y su forma hay algunos rasgos que reflejan algunas similitudes entre ambos países.

11246027_10153309759635225_6033200710152428977_o

La edición 2015 del festival catalán forma parte de una impresionante cartelera de Festivales en España entre los que destacan el Festival Estrella Damn vida 2015 en Vilanova, el Festival Sonár y el Jardín de Pedrálbles en Barcelona, así como el Low Festival en Benidorm, el Mulafest en Madrid y el FIB 2015: Festival Internacional de Benicàssim. Todos a realizarse en un periodo de 3 meses, con figuras internacionales de gran cartel y con muy poca distancia uno de otro.

Lo que vemos de inicio es cómo la altísima oferta musical del panorama español rebasa la capacidad de asistencia del público español y es ahí donde radica una de las principales diferencias respecto a los eventos mexicanos. Dada la cercanía y la movilidad internacional en Europa, la oferta de los festivales de música ibéricos están orientados en gran medida a un público internacional, lo que incrementa la derrama económica de las ciudades en las que se llevan a cabo estos eventos.

 



11406696_10153309759540225_2963682528474658424_o

 

En el caso del Primavera Sound, la experiencia de pararse en uno de los múltiples escenarios donde figuras de gran cartel como Patti Smith, Julian Casablancas o Belle & Sebastian interpretan sus sets es toda una experiencia multicultural -nada inusual, por cierto, en la vida cotidiana de ciudades como Barcelona- en donde ingleses, españoles, alemanes, noruegos y demás se unen gracias a la versatilidad de la lengua anglosajona.

A partir de este contexto, es posible encontrar muchos paralelismos y ciertas diferencias radicales respecto a la forma en que se organizan los conciertos en México en eventos como el Corona Capital o el Vive Latino, este último, el que causa más interés entre el público europeo gracias al concepto y cartel de bandas latinoamericanas que se presentan, radicalmente opuestas al común denominador en Europa.

10417542_10153292564055225_517108067983823795_n

HORARIO

Los hábitos de esparcimiento son distintos en Europa durante el verano, el público local, acostumbrado a comenzar la fiesta al filo de la media noche permite que el Primavera Sound cuente con una muy buena entrada de jueves a sábado, además de una serie de conciertos periféricos que se llevan a cabo alrededor de la ciudad durante toda la semana.

Aunque el acceso, está abierto desde las 3 de la tarde, el grueso de personas comienza a llegar al festival alrededor de las 8 y sale del evento entre las 4 y las 7 de la mañana del día siguiente.

Esta dinámica de horario requiere una respuesta de los servicios de transporte de la ciudad de Barcelona, que ofrecen servicio hasta las 2 de la mañana entre semana y las 24 horas el sábado.

1555308_10153292564110225_1502406336891788836_n

LOGÍSTICA

Al igual que en México, no faltan los contratiempos a la hora de hacer el canje del boleto por una pulsera y una tarjeta a la que se le puede abonar dinero (como se ha intentado implementar en México) Sin embargo, al interior del festival el efectivo es la forma de pago común. Tampoco hay grandes diferencias entre el primer y el tercer mundo a la hora de encontrar un cajero ATM o un baño con condiciones dignas, considerando el durísimo consumo de alcohol del público europeo.

Tampoco es exclusivo de México las grandes caminatas entre escenario y escenario. De hecho, la empresa Firestone tuvo el acierto de implementar una activación e marca que ofreció a los asistentes el transporte entre escenarios a cambio de una mención en redes sociales. Por supuesto que fue un éxito.

EL CARTEL

Al igual que en México, el cartel del primavera Sound se da a conocer con varios meses de antelación. De la misma forma destacan actos ampliamente reconocidos, pero a diferencia de México, la estrategia de los organizadores ha sido ofrecer una oferta de actos que soporten a las grandes figuras y distribuyan a los asistentes entre hasta 10 escenarios (no es broma, en verdad hay diez escenarios).

 

Captura de pantalla 2015-06-09 a la(s) 11.10.35

Como bien apunta la revista Rock Deluxe: “Al igual que el Barcelona de Luis Enrique, no basta solo con tener delantera y pegada, hace falta también una segunda línea que reparta juego, ee lo que proponen este tipo de festivales: una lista interminable de artistas sólidos, pero no necesariamente masivos, que expliquen el presente musical”.

1555308_10153292564110225_1502406336891788836_n

LOS PRECIOS

Quienes se quejan por las cervezas calientes y caras del Vive y el Corona sufrirían mucho con las cervezas de 300 ml a 5 euros ($90), las copas de tinto de €7 ($126), las hamburguesas de 10 euros ($180) y las camisetas oficiales desde ($360). Como también pasa en México, los boletos “early bird” se pueden conseguir desde €80 hasta €120 en fechas próximas al evento. Además de los tradicionales Food Trucks y bares de tapas, es posible encontrar un bazar de merchandise y discos con carpas destacadas, como las de Mercadorama de México y la de la londinense Rough trade Records.

EL PÚBLICO

Un universo multi étnico de gente joven con gafas de sol, pantalones cortos, barbas largas y cabelleras femeninas con los costados rapados integra el grueso de los asistentes. El Corona Capital se queda corto con tal demostración de la legión hipster. Más allá del estandarte y el uniforme de moda, algunos asistentes hacen de todo para llamar la atención y llegan con atuendos que verdaderamente rozan los límites del disfraz.

En la mayoría de los casos hasta ahí llega el entusiasmo. Falta fiesta, color y entusiasmo entre los asistentes europeos que ni con el calor de la costa Catalana ni la interpretación de artistas como Sr. Chinarro, Ride, The New Pornographers o Death FroM Above 1979 logran encender motores.

Lo que sí es de destacar es la tolerancia, el respeto a la individualidad del otro y muy en especial a las mujeres. Que literalmente pueden vestir como se les de la gana sin que sean molestadas por los hombres. Lamentable tener que destacar esta característica, que debería ser lo habitual, como una diferencia destacada.

11393158_10153292564230225_119565595962046441_n

LAS CURIOSIDADES

Diez escenarios. Leíste bien, ¡diez escenarios! Y todos brandeados: Heineken, Primavera, Ray Ban: Never Hide, Ray Ban Unplugged, H+M, Heineken Secret Stage, Pitchfork Stage, RockDeluxe Stage, ATP stage y el Red Bull Academy Stage. Si de por sí es difícil decidirse por un escenario en los festivales en México, en el Primavera simplemente es imposible estar al pendiente de todo.

Dentro del festival se puede ver y comprar de todo. Entre los objetos poco comunes destacan las máquinas expendedoras de tapones para los oídos a un precio de €2 y anunciadas bajo el slogan “Dont Fuck your ears”.

También destaca la opción de las “Give me power”, mini baterías portátiles con cable para cargar móviles a la venta por €15 o a la renta por sólo €3.

Entre la amplia movilización de reporteros y fotógrafos de todo el mundo, es posible ver a unos pecualiares personajes que forma parte de la iniciativa Primavera Graphic Sound.

tumblr_np9gc7ns7V1tdr59do1_1280

Se trata de dibujantes itinerantes, que repartidos dentro de los fosos de prensa comienzan a dibujar lo que ocurre en los diferentes escenarios como reporteros gráficos.

tumblr_npevd4CZ7f1tdr59do6_1280

Otra de las activaciones de marca destacadas como la de Spotify, que ofrece una pulsera que te ofrece, a partir de la música que escuchaste dentro del festival, una selección de temas que podrían ser de tu agrado. Ray Ban, por otro lado, invita a que escribas una confesión personal y luego te reta a mostrarla al mundo impresa en una camiseta de regalo.

Y dentro de toda esta selva de ruido, a alguien se le ocurrió que sería bueno (aunque paradójico dentro de un festival musical) una zona de descanso en donde el principal atractivo sea la falta de ruido. Así, la Silence Corner del periódico La Vanguardia, es un acertado lugar para descansar los pies y las orejas antes de iniciar de nuevo el rock.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.