Por - - 0 Comments

Existen siempre controversias respecto a este género o géneros musicales. Llámese música abstracta, música contemporánea, post modernista, música electro acústica o música avant garde o vanguardista.

Casi todas las controversias que giran en torno a esta música tienen que ver con su esquema poco convencional. Normalmente porque no ninguno de los géneros mencionados recurre de manera directa a los elementos fundamentales de la música: armonía, melodía y ritmo. En muchos casos estos tres pilares están presentes pero el que escucha la pieza los termina descubriendo del mismo modo que las figuras de las pinturas abstractas. Es decir, se siente su presencia pero muchas veces no de una manera tan palpable como se esperaría. Como ejemplo mírese este video de la pieza de Karlheinz Stockhausen, El canto de los niños. (Gesang der Junglinge)

Habrá quienes argumenten: “Es necesario conocer ciertos antecedentes para disfrutar del género” En ocasiones es cierto, muchas veces las obras musicales abstractas terminan siendo disfrutables principalmente para el compositor, quien tuvo una relación directa con su obra. Para muchos músicos este tipo de música representa la libertad creativa absoluta, ya que no es necesario respetar tonalidad ni enlaces de acordes o es irrelevante encontrar una letra que lleve un mensaje más concreto. El problema aquí es hacerle entender al auditorio ese tipo de conceptos, más aún si el autor no da una explicación previa en el programa de mano, como sucede a menudo.

En algún momento el virtuoso chelista mexicano Carlos Prieto dijo más o menos: “La música no debe necesitar de conociemiento previo para ser disfrutada” Su servidor no coincide exactamente, con riesgo a ser linchado por algunos melómanos, ya lo explicamos en la colaboración de Sonidos Marginales donde se habló de la pobreza musical de ciertos géneros.¿Qué podemos hacer como escuchas? En este género como en cualquier otro, existen excelentes obras y destacados autores. No debemos renunciar a escucharla.



2LG

No hay una explicación contundente sobre como disfrutar de la música abstracta, lo que el autor de estas líneas recomienda es primeramente buscar directamente analogías entre los sonidos y los sentimientos que nos evocan. Por ejemplo: un sonido estridente, agudo y fuerte sin duda representa tensión, eso trasciende idioma y cultura. Podemos citar otro ejemplo como el cálido sonido de un vibráfono, o de las campanas tibetanas. Esto normalmente nos evoca un estado de relajación natural.
Un segundo consejo es quitarse ese prejuicio que todos tenemos hacia lo desconocido o poco convencional. Es verdad que la primera vez que se escucha una pieza de ese género brinquen comentarios como:”¿Qué se fumó el compositor?”, “Esa pieza musical me da miedo”, “Eso no es música”, etc.

photo_trans-paris-okt_72

Completamente normal, lo importante es que después de manifestar la extrañeza que nos causo el exponernos a la obra tratar de rescatar un aspecto que nos enriquezca. Pensar conceptos como: “No imagine que ese instrumento pudiera producir esos timbres”, “Esos sonidos me llevaron a un paisaje sacado de una historia fantástica”, “Jugar con el sonido de forma poco convencional me permite hacer música sin preocuparme tanto por la afinación.”

Un último punto es no perder de vista que también en la música abstracta hay cosas de mala calidad, incluso charlatanes que creen que sólo se trata de hacer ruido de manera aleatoria. Claro que se vale usar ruido y caos pero siempre en pos de transmitir algún mensaje.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.