Por - - 0 Comments

Frecuentemente sucede, que encontramos en los caminos de la música personas que confunden el querer ser una celebridad con el querer ser músico. A Resonancia Magazine, desde siempre le llegan solicitudes de bandas nuevas que buscan ver su nombre en nuestro sitio pero que un par de años más tarde desaparecen.

Ser una celebridad tiene muy poco que ver con ser un artista, desafortunadamente a muchos músicos nos llega tarde ésta realidad. A otros más no les llega nunca, y me guardo las ganas de dar ejemplos.

El finalidad de la música no tiene que ver que ser el chico o chica más popular de la escuela. La música es un medio de expresión artística y para que el mensaje sea claro debe haber un grado de dominio de la técnica de ejecución, composición e interpretación.

Grandes bandas que hoy son leyenda, no se colgaron las guitarras y empezaron a tocar. Les llevó años el dominar la técnica, ya fuera estudiando de manera formal en institutos como el caso de los miembros de Yes o de manera empírica como The Beatles.

La música es un arte que afortunadamente no se termina de aprender, constantemente surgen nuevos elementos técnicos o diferentes maneras de abordar un lenguaje estético. Lo que observo en últimos años es que si nos apoyamos al limitado concepto de que la música no es más que una forma de entretenimiento, la sociedad no le dará el respeto que se merece.

Éste concepto resulta en que parezca irrelevante que alguien dedique tanto tiempo a aprender música. Peor resulta si la miramos desde una lógica de capital donde lo que no produce ganancias no merece tanta atención.

Con ésto no quiero decir que uno deba esperar años antes de grabar su primer demo. Al contrario, las grabaciones deben ir de la mano a al proceso de aprendizaje ya que documentan y comparten los logros alcanzados. La recomendación para los jóvenes e impetuosos músicos que quieren dar a conocer su trabajo es que lo miren con ojo crítico en todo momento. Y no piensen que si no logran generar ganancias de sus primeras tocadas renuncien a sus proyectos. La música no es pertenecer a una banda, es una forma de vida, ya sea en una o varias bandas, componiendo, acompañando a otros músicos y enseñando.

Y a aquellos amigos que han mandado propuestas y no las han visto reseñadas no se desanimen, tarde o temprano va a ocurrir.





Deja un comentario