Por - - 0 Comments

Se dicen muchas cosas buenas de Pure X: Que son el secreto mejor guardado de Austin Texas, que su alucinante disco «Pleasure» es uno de los más destacados del 2011 o que su música Shoegaze con tintes de Lo Fi tiene el mismo encanto que un cassette con la cinta arrugada y desgastada por la reproducción obsesiva.

Quizá lo único cierto respecto a este trio texano sea que el misterioso eclecticismo de sus guitarras atmosféricas, llenas de efectos de pedales que acompañan a la voz casi susurrada de su vocalista Nate Grace conducen a quien escucha sus canciones a un éxtasis sedante, parecido a transitar por un túnel lleno de Resonancias.

Aunque los recursos musicales de Pure X se caracterizan por una clara debilidad por las capas de sonido y los efectos propios del Shoegaze, sus canciones tienden a mutar y desdoblarse a voluntad. Temas como «Twisted Mirror», parecen haber surgido dentro de un globo inflado con humo de cigarro, mientras que «Surface» no sólo cambia de tono, sino que entra en una espiral rítmica que se eleva hasta alcanzar las glorias del trip hop.

En fechas recientes, la banda acortó su nombre de Pure Ecstasy a simplemente Pure X. Un movimiento acertado que amplia el universo de etimologías para definir los efectos de las canciones de esta joven banda.

Pure X: Pleasure by alteredzones





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.