Por - - 0 Comments

Quizás habrá lectores que brinquen un poco cuando lean que la música de URSS bajo el árbol tenga que llevar el adjetivo audaz.

Más de uno dirá: “Yo he escuchado propuestas mucho más avant-garde, quien diga que eso es audaz no ha escuchado a John Cage o a Karlheinz Stockhausen

Es posible que haya algo de verdad en el argumento ahí expuesto, yo no tengo el gusto de conocer a los miembros de esta banda capitalina, sin embargo puedo apostar una cena con vino y filete que no es tampoco la intención de URSS bajo el árbol acercarse a propuestas de esa naturaleza.

Al escuchar los primeros dos temas de su  nuevo EP pienso que más bien ellos son una banda que ha tomado  la paleta de colores del Rock-Pop convencional pero en lugar de quedarse “en lo menos profundo de la piscina”  se aventuran a nadar en la parte profunda.

Su concepto es generar diferentes atmósferas. Me dediqué a escuchar atentamente dos de sus rolas. El tema que primero escuché titulado El Predicador inicia con una melodía de saxofón cuyas notas van ligeramente procesadas electrónicamente. Sutil interpretación, gran habilidad técnica del ejecutante que nos seduce lo suficiente para ver que hay más allá de la madriguera. “Sigánme” -parece murmurar el saxo- mientras otros sonidos comienzan a envolvernos, desde un grave muy profundo hasta brillos agudos de sintetizador que vuelan esporádicamente como luciérnagas en la noche

Dentro de poco aparece la voz del vocalista, al principio haciendo algunas notas largas en falsete para finalmente comenzar con la letra. Ya una vez entrados en la canción considero que falta un poco más de solidez en su técnica vocal pero funciona dentro del contexto general de la canción.

El tema continúa evolucionando hasta llegar a una tercera parte donde se deja sentir un estilo más rockero “Quién te dijo que eres dueño de nosotros” repite la lírica una y otra vez para después desencadenar nuevamente en la salida del túnel con ligeras notas de sax salpicando el lienzo de la base de batería/bajo con sonidos electrónicos.

El otro tema que escuché se titula Las aves sin alas, ésta sin duda es un poco más convencional para escuchar. Me evoca un poco a la etapa de Caifanes de su segundo álbum, la rola avanza en ese tenor cuando por ahí del minuto 2:02 nos regala una melodía dulzona que contrasta con el inicio de tintes oscuros para dar paso a un solo de saxofón. Nuevamente el escucha puede constatar el talento del músico de alientos.

La rola continúa con la letra y esquema oscuro con el que inició para desencadenar un nuevo esquema musical “Dónde se quedó la fé”, repite ahora la letra a manera coro. Aquí también aparecen muchos sonidos electrónicos y frases del sax adornando para desembocar el tema en una dosis de adrenalina un poco más rockera. Explota y finalmente caen cual plumillas de ave muerta otra vez algunas notas aisladas de sax sobre un lienzo de guitarra, sinte y bajo.

El concepto de la banda es interesante, aplaudo siempre aquellos que se animan a romper reglas. Los ejecutantes no apuestan hacer derroche de virtuosismo en sus instrumentos sino más bien a generar atmósferas y jugar con las texturas sonoras.

Buen esfuerzo y felicitaciones a URSS bajo el árbol, no se los pierdan en este Vive Latino 2014.

 

 

 





Deja un comentario