Por - - 0 Comments


 

En el mundo del showbiz hay pocas relaciones de amor y odio tan pasionales como la del director norteamericano George Lucas y sus fans alrededor del mundo. Esta relación disfuncional es la materia prima del documental The People vs George Lucas, documental que forma parte de la seccion Dedazo del festival Ambulante 2012 y que muestra como la obra de un autor, deja de pertenecerle en función de un culto irracional que se extiende alrededor del mundo.

Si hubiera que mencionar algún caso similiar al del cineasta, tal vez podría señalarse al fallecido Steve Jobs y los productos de su marca Apple como referente debido a que, al igual que Lucas, paso de ser un visionario romántico a un empresario calculador y ambicioso. Ambos personajes dejaron a su paso una obra tremendamente aspiracional, aunque también bastante cuestionable, debido a su desproporcionado ego y su desmedida ambición comercial.

En el documental también se hace un recorrido por el carácter definitorio de las películas de Star Wars en toda una generación de jóvenes durante la década de los setentas. Y es que las cintas de George Lucas le dieron una nueva definición del género de películas de ciencia ficción.



Según ilustra el documental, el éxito de Lucas fue producto de su ferviente visión como creador, de su capacidad para integrar equipos de trabajo talentosos y de su perseverancia ante quienes señalaban sus proyectos como comercialmente inviables.

 

 

No es casual que una de las sagas más importantes de la cultura pop haya creado un culto radicalizado en la órbita de sus 3 primeras películas. Las cintas, que basan su mística en la conexión espiritual denominada “La Fuerza”, le dan a la historia tintes religiosos y una nueva y atractiva mitología futurista.

Para muchos de los fans entrevistados en el documental, el poder cultural de la mitología de Star Wars es tan importante en nuestros días gracias a que millones de fans alrededor del mundo cayeron en las ambiciones comerciales del film, pues según ellos, representa una parte de su infancia materializada en la enorme cantidad de juguetes, disfraces y demás memorabilia comercializada por el director.

Hasta aquí, George Lucas pasa de ser una figura intocable y todopoderosa en el imaginario colectivo a convertirse en un ogro engreido y ambicioso. La historia da un giro radical cuando el documental aborda los sucesos de 1997, en los que se anunció la remasterización de la trilogía original de la saga.

Lo que originalmente se anunció como una restauración del fim original, teniendo especial atención en mejorar los efectos especiales con animación y la tecnología del cine digital derivó en una modificación importante de las cintas, que ahora incluían escenas adicionales que desmitifican a personajes ambivalentes, como el corsario espacial Han Solo, en función de darle una personalidad “más positiva”.

 

 

Para los entrevistados, entre los que se destacan guionistas, productores y cineastas como Francis Ford Coppola y el escritor Neil Gaiman, la paradoja de George Lucas se divide entre su genuina intención por revalidarse como la mente maestra detrás de Star Wars y su arbitraria desición de sacar del mercado las versiones originales de las películas. Actualmente, las cintas con la versión original de 1977 sólo se pueden conseguir de manera ilegal en internet.

Otro de los puntos de quiebra en la relación entre Lucas y sus fans fue la creación de las precuelas que se estrenaron en 1999 con “The Phantom Menace”. No es casual que las películas de Lucas crearan una expectación comercial sin precedente gracias a la tecnología a su alcance. Desafortunadamente, muchos de los fans se sintieron traicionado y desilusionados al ver por priomera vez las películas, particularmente por la estrategia de acercarse al público infantil a base de crear situaciones cómicas y personajes polémicos, como Jar Jar Binks.

Paralelamente, la desmedida ambición empresarial de Lucas al lanzar una y otra vez rediciones de sus películas originales es catalogada como un engaño por los fans. De hecho, la fijación de éstos por mantener intacta un parte de sus más atesorados recuerdos ha dado lugar a una serie de versiones alternativas hechas por los fans en las que han decidido eliminar escenas que consideran inecesarias (como la controversial aparición de Jabba the Hutt en una versión digital).

Pero pese a las radicales acciones de sus fans, Lucas ha destacado como uno de los empresarios más tolerantes en relación a las libertades que historicamente se han tomado sus fans en torno a sus historias. Razón por las que sus fans, pese a sus múltiples diferencias con sus actos recientes, aún muestran un aprecio especial por el director.

Al final, esta relación de amor y odio entre George Lucas y la gente que atesora sus películas rebasa toda dimensión mediática y entra a los terrenos de análisis sociológico, debido al extremo simbolismo y veneración que millones de personas alrededor del mundo le otorgan a los productos del director norteamericano.

Sin duda, el documental de Alexandre O. Phillipe es uno de los trabajos más divertidos e interesantes en la sección Dedazo del Festival Ambulante 2012.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.