Por - - 0 Comments

Ultimamente, las noticias que nos llegan del primer mundo dejan mucho que desear en términos de libertad de expresión. La denestable nota de este fin de semana es la brutal golpiza que recibió en Dinamarca el artista norteamericano Shepard Fairey, mejor conocido por su concepto visual Obey Giant y por el popular afiche proselitista a favor del hoy presidente de Estados Unidos, Barack Obama titulado: «Hope».

El artista plástico nativo de la ciudad de Los Ángeles, es catalogado por muchos críticos como una de las principales figuras del movimiento Street Art y el muralismo clandestino y aunque sus formas de ejecución ciertamente trasgreden la propiedad privada e incitan al pensamiento crítico, generalmente promueven mensajes pacíficos.

Según reporta el diario británico The Guardian, los hechos ocurrieron el  sábado pasado  cuando Fairey fue golpeado por militantes de ultra izquierda al salir del club nocturno de la ciudad de Copenhage, Kodberne 18. Para el artista, todo el asunto se debió a un mal entendido de la obra mural que instaló a unos metros de la legendaria «Ungdomshuset» (casa de la juventud) ubicada en la caller Jagtvej 69. El edificio fue un longevo centro comunitario de la comunidad izquierdista de Copenhage hasta su controvertida demolición en 2007. En los años subsecuentes, las ruinas del lugar se convertieron en un poderoso símbolo  en contra del establishment radicalista en Copenhage.

La instalación de Fairey representa a una paloma al vuelo con la palabra «Paz» en la parte superior y la leyenda  «69». Lo que originalmente trataba de ser un mensaje símbolico a favor de la reconciliación pareció abrir viejas heridas, pues los ultra izquierdistas acusaron a Fairey de colocar propaganda oficial patrocinada por el régimen gubernamental.

Fairey reportó a los medios que sus atacantes lo llamaron «Obama illuminati» «Yankee Hypster» y le ordenaron que regresara a Estados Unidos.  Horas más tarde, su obra apareció vandalizada con mensajes similares. Aunque el muralista esta fuera de peligro, se reportó que los golpes que sufrió le provocaron raspones leve y un hematoma en la cara que le hizo perder parcialmente la visión de uno de sus ojos.

 

 





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.