Por - - 0 Comments

Ecléctico, vanguardista y controversial. Adan Jorodowsky puede despertar muchos adjetivos a partir de su obra, pero un término al que jamás podrá asociársele es el de predecible.

Con Ada, su más reciente trabajo de estudio, la personalidad camaleónica de Adanowsky vuelve a mutar, pero ahora hacia una encarnación femenina que representa la hija que sus padres siempre desearon y la hermana que su madre perdió antes de dar a luz. Platicamos con Adanowsky sobre la naturaleza de este nuevo material, las particularidades de crear personajes para protegernos de la locura y lo que el público podrá escuchar en su próximo show del 30 de mayo en El Plaza, Condesa.

10258283_10152503069868304_2445967069635024658_n

En este nuevo trabajo se escuchan referencias muy claras a la música negra de los setenta, particularmente a Prince y a las guitarras de Eddie Hazel y líneas de bajo muy a la Bootsy Collins. ¿En este disco decidiste explorar el lado negro de Adanowsky?

Es que yo tengo un negro viviendo dentro de mi. En realidad simplemente comencé a escribir estas canciones sin pensar en lo que iba a hacer, al principio salió algo setentero que no me gustó del todo, así que en mi casa tomé las cintas (porque grabé todo en cinta) y empecé a añadir sintetizadores de los setentas. Finalmente, haciendo la mezcla, le pedí al ingeniero que se enfocara en un sonido más moderno, de modo que el resultado en Ada es la mezcla de un sonido setentero con sonidos más actuales.

Las emociones que flotan en este disco tienen una picardía muy sensual y hasta hedonista. Claramente alejadas de la depresión y los conflictos existenciales. ¿Qué te llevo a escribir este tipo de canciones?

Yo antes me burlaba de la gente que decía que siempre se sentía mal, por eso escribí la canción “Estoy mal”, después me encontré en una situación en que me sentía un poco solo y pensé que quizás mas personas se sentían igual que yo y por eso escribí la canción “Me siento un poco solo”, pero de pronto me di cuenta de que toda esa melancolía de la cual cantaba no era buena para mi y que si realmente quería un cambio tenía que dejar de lado los sentimientos negativos y aportar un poco de felicidad al mundo, por eso las canciones son muy ingenuas. Me inspiré mucho de la Motown, de las canciones de esa época que eran sensuales y al mismo tiempo con un poco de humor. En este disco fui hacia lo ligero y lo feliz.

10377380_315594738591371_6444698179685368777_n

¿Qué tipo de artistas tomaste como referencia al componer este disco?

Recuerdo que escuchabas mucho en el estudio a Prince y los bajos de Bootsy Collins como mencionas, escuchamos eso al principio pero después dejamos de escuchar música y dedicarnos a hacer nuestro sonido.

¿Qué tanto te ayudó vivir en una ciudad tan cosmopolita como Paris a la hora de escribir estas canciones?

Los franceses tienen un sonido muy particular que puedes encontrar en la música de las bandas de allá que cantan en inglés como Daft Punk o de Phoenix. Es inevitable cuando grabas allá no caer en ese sonido, de modo que para alejarme de esa fórmula me acerqué a mis raíces y fue muy bueno para mi. Comencé a cantar en inglés porque fui a una escuela americana cuando era niño, así que para mi fue muy normal cantar en inglés. Para mi, cantar funk en español no funciona, así que dije: Tengo que cantar este disco en inglés.

¿Realmente es tan encantadora la ciudad de Paris a como nos la mostró Woody Allen en la película Midnight in Paris?

Es raro que digas eso porque yo hice el casting para esa película, yo iba a hacer el papel de Salvador Dalí, pero Adrien Brody me lo ganó. Es muy bonita esa película, pero es como un Paris de sueño, el verdadero parís es más sudoroso que eso. Realmente es una ciudad encantadora porque a medida que caminas es como visitar un museo al aire abierto, pero al mismo tiempo es una ciudad muy dura porque allá no vives, sobrevives. Y hay tanto artista y tan poco dinero para el arte que tienes que combatir para sobresalir. Creo que vivir en Paris para mi fue una muy buena escuela, porque crearme un nombre allá fue muy difícil. La gente no quiere saber de artistas nuevos, no quiere tomar riesgos, no invierte, es muy difícil. Vivir allá no es muy bueno, visitarlo es genial.

¿No te da miedo que alguno de tus personajes cobre vida propia y reclame una parte de ti?

No, porque es como ser actor cuando haces una película e interpretas un papel. Con mis personajes es lo mismo, entro en un papel y vuelvo a ser yo mismo, aunque ahora que lo dices, a veces me extraño. Cuando vuelvo a casa y me quito el maquillaje en la noche digo: “Ah! me extrañé”. Yo creo que todos estamos viviendo un personaje cada día, tu ahora mismo estas tomando el personaje de periodista con los lentes y todo eso, todos tenemos un personaje y lo soltamos de vez en cuando porque nos protegemos todos. Yo creo que es útil crear personajes cuando nos ayudan a sanar nuestras neurosis.

¿Cómo ha sido este proceso de catarsis con tus personajes El Ídolo, Amador y ahora Ada?

Yo creo personajes como terapia, cada personaje que hago es algo que quiero curar. Por ejemplo en el Ídolo yo tenía miedo a la muerte, entonces cree un personaje que tenía problemas existenciales, lo saqué y lo encerré en un disco. En Amador yo tenía dificultad para amar, entonces hice un personaje que habla de amor, de soledad, lo puse en un disco lo encerré y después lo maté, que es lo que hago, mato a mis personajes al final de las giras. Y ahora no quiero encerrar la felicidad, pero quiero encerrar a la niña que mis padres quisieron tener y nunca tuvieron. Según me contaron, cuando mi madre estaba embarazada, tiraron una carta de Tarot y salió una estrella, lo que indicaba que tendrían una hija, de modo que decidieron llamarla Hada. Pero en su lugar vine yo al mundo y entonces no fue Hada, sino Adán.

Después me enteré que mi madre perdió una niña cuando estaba embarazada y que deseaba tener una niña, de modo que yo crecí con ese fantasma toda mi vida y por eso cree un personaje para matar esa neurosis sobre el escenario. Para mi, hacer música es un acto de psicomagia.

¿Qué le dices a quienes te acusan de replicar el tipo de carrera que inmortalizó a David Bowie?

Sabes? Hay tantos artistas que han creado personajes que si piensan así, lo que pasa es que les falta cultura. Si creen que estoy imitando a Bowie, tal vez sea porque sólo conocen a Bowie.

¡¿Qué puede esperar el público de tu próximo show en el Plaza Condesa el próximo 30 de mayo?

Viajé con todos mis músicos franceses, que es una banda muy joven, tienen en promedio 22 años tienen ganas y mucha garra. Ensayamos 2 meses en Paris, nunca había ensayado tanto para mis giras, así que hay coreografías, trajes diseñados para este show, todo está muy pensado. Al mismo tiempo dejamos espacio para la improvisación, así que de repente puedo decidir tocar la guitarra en una canción y de pronto el show puede extenderse de una hora y media hasta dos horas, eso no se sabe nunca. En un show mío siempre hay improvisación y por eso nunca son iguales.





Deja un comentario