Por - - 0 Comments

Constancia, propuesta y profesionalismo son atributos que no suelen encontrarse muy a menudo en las nuevas bandas mexicanas, pero para Reyno, son las claves de una dinámica de trabajo que ya comienza a dar frutos. El lanzamiento de su primer material homónimo es la materialización física de la filosofía de un trío que construye su identidad a partir de las experiencias de sus integrantes.

Si existiera el término, Reyno podría considerarse un super grupo, ya que Sebastián Franco, bajo (Bengala), Christian Jean, guitarra y voz (The Abstract Ceremony, LeBaron) y Pablo Cantú, batería (The Y´s) tienen todo el contexto musical para compartir el escenario con grupos consolidados como Zoé y Hello Seahorse. Para conocer un poco más sobre la filosofía del grupo, su trayectoria y su opinión respecto a los grandes temas nacionales, platicamos con Christian Jean, vocalista y compositor de la banda.

1544514_247472385440911_5877726669910387054_n

Hay mezclas musicales que no terminan por encajar, pero quien ha escuchado las guitarras de The Y´s y el tipo de letras de Le Baron o Bengala encontrará ciertas referencias con las canciones de Reyno ¿Cómo se dio esta fusión?

Las letras no son tan parecidas, porque todas las canciones son de mi autoría, son piezas que ya traía en la cabeza desde hace tiempo. Es el mismo caso en la música, toda es mía excepto “Ahrimán” que es una rola que hicimos con Pablo y que es nuestra favorita en este momento. Salió la idea de Pablo y yo la complementé.

Sobre lo que dices de que hay bandas que se complementan, me parece que es cierto. Aunque no creo que sea una cuestión que tenga que ver con que seamos amigos de toda la vida. Por ejemplo, Pablo y yo no nos llevábamos nada bien, es muy raro, pero hace 8 años él era mi némesis y yo el suyo, no lo toleraba ni él a mi tampoco, pero nuestra relación profesional nos hizo conocernos y eliminar las diferencias que teníamos. Esa relación de trabajo fue lo que le dio velocidad al proceso.

¿Por qué se tardaron tanto en sacar el disco?

Por cosas de la disquera. Originalmente íbamos a sacarlo de manera independiente hace un año, pero los integrantes de Zoé nos recomendaron esperar un poco y explorar todas las posibilidades para ver como podía salir mejor y tener más exposición. Finalmente el disco salió editado por Universal Music Group bajo el Subsello Panoram, que es propiedad de Zoé.

Aunque las canciones hablan de situaciones comunes a cualquier persona, hay un sentimiento de autocontrol en las letras de temas como Amarrado o Dos Mundos…

Tal vez algunas canciones si hablan de eso, porque aunque cada historia es distinta todas tienen que ver porque vienen de experiencias mías. Creo que al final, cada canción refleja muy bien hacia donde va el disco líricamente. Por ejemplo Ahrimán, que es una canción que habla de callar al diablo interior y quedarse con la parte positiva.

Hay otra canción que habla del desprendimiento y otras mucho más románticas. Creo que finalmente, todas las canciones tienen un mismo hilo conductor, porque vienen de una misma cabeza, que es la mía.

¿Cómo fue la experiencia de tocar en el Vive Latino? Sigue siendo la confirmación de que una banda va en dirección correcta?

Creo que es una gran plataforma. No se si tocar en el Vive Latino pueda significar un “ya la armamos”, pero es una muy buena plataforma de difusión. Para nosotros tocar en el Vive fue darnos cuenta qué tantos fans teníamos a esta altura de nuestra carrera. Fue como un buen termómetro haber llegado al Vive Latino después de terminar la gira que hicimos con Zoe y haber estado en el Metropolitan con Hello Seahorse! Fue eso, fue subir con la incógnita de “a ver cómo nos va” y la verdad es que nos fue súper bien.

Captura-de-pantalla-2014-04-10-a-las-17.39.47

En estos momentos internet es un gran apoyo de difusión para muchas bandas independientes. Pero, ¿cuál es su opinión respecto a las nuevas regulaciones que se plantean para controlar los contenidos en la red?

Nosotros estamos muy a favor de que la música se compre, porque es un trabajo que tiene un valor, es una profesión y tenemos que vivir de algo. Pero aunque nuestra postura es favor de que se compren nuestras canciones, también apoyamos la labor de difusión que se hace en internet y en redes sociales. Creo que deberíamos encontrar un equilibrio, porque tampoco podemos negarnos a que la gente escuche nuestras rolas gratis en youtube o Spotify, pero si esa misma gente puede apoyar a la banda comprando el disco, pues mucho mejor.

¿Sigue siendo una buena idea entregarse a una profesión como la música?

Si, pero mientras se tome en serio. En este medio hay mucha gente que se lo toma a desmadre. Y sí, es válido echar desmadre, pero hazlo hasta después de haber batallado diez años, tocar, tocar y tocar y hacer mucha labor de oficina detrás del escenario, presionando a la disquera, al management a los patrocinadores, atendiendo a la prensa y a los fans. De repente, estar en un grupo es parecido a tener una micro empresa en la que todos los días tienes algo que hacer, aunque no sea necesariamente tocar.

Por supuesto que sigue siendo una buena idea dedicarse a la música, si tienen talento y quieren tomar esta profesión con responsabilidad adelante, está increíble dedicarse a esto.

Redes Sociales:

Web Oficial: http://reyno.mx/
Twitter: @ReynoMX
Facebook: https://www.facebook.com/REYNOmx





Deja un comentario