Por - - 0 Comments

Por: Patricio Castillo y Emiliano Villalba @Emi_Nerd

Colaboración Ipso Facto – Resonancia Magazine.

 

Con más de 10 años de carrera, Ximena Sariñana se ha mantenido en la escena gracias a sus múltiples actividades, ya sea grabando una película o produciendo su nuevo disco. La intérprete de Normal, nos ha contado cómo fue vivir lejos del Distrito Federal y empezar de nuevo con su ahora recién estrenado disco No todo lo puedes dar cuyo material, según ella cuenta, es el que ha alcanzado el sonido que ha buscado desde siempre.

 

Tras cinco años de vivir fuera de México, Sariñana supo que el D.F.  la llamaría tarde o temprano. Con este tercer disco, Ximena nos cuenta cómo fue el proceso de creación. “Fue un disco muy padre de hacer, tenía ganas de aprender cuál era mi sonido, y ese fue mi mantra que rigió la vida y el proceso de este proyecto. Tenía que ser algo muy cercano a quien soy,  sin importar las opiniones de los demás, y al final ¡Lo logré!”

 

Pero escribir y mezclar tres discos no es tan fácil. Cada uno ha representado una forma distinta de transmitir emociones, de trabajo y sobre todo de tiempo y dedicación. Fue en el extranjero donde el cosquilleo por regresar al D.F. se hizo más grande y las ganas por descubrir su sonido fueron la que la orillaron a escribir,  producir y grabar de nueva cuenta en México.

 

1487343_10152768566473326_8106907239109865276_n

 

“Cada disco tiene su propósito: Mediocre lo saqué por sacarlo, pues era mi primer disco y no sabía cómo me iba a ir. Ximena Sariñana fue un álbum en donde obviamente intenté entrar en otro mercado y lo realicé “a la gringa”, pero con No todo lo puedes dar, fue muy personal desde un principio, quise consolidarme y después de los dos discos anteriores que la gente dijera, Claro, ésta es Ximena Sariñana”.

 

Aunque se podría pensar que su sonido y su identidad como Ximena estaban consolidados desde el primer disco, fue totalmente diferente, pues según la cantante, el proceso de creación e inspiración que sucede dentro del artista es muy distinto. Sin embargo, Ximena no pensaba que su sonido se encontraría sólo en su voz, sino en toda la unidad musical y fue por es que en No todo lo puedes dar se inspiró en querer el control de todo, desde ser la productora hasta experimentar con instrumentos que nunca había tocado.

 

10698465_10152658114813326_4008214828820496865_n

 

Siempre se está aprendiendo

 

La nostalgia de Ximena sobresale de sus ojos verdes que están cubiertos por dos lentes retro. Su cabello, y su pierna chueca en el sofá le otorgan una imagen infantil, pero no es así. Ximena, nostálgica y serena, recuerda, en cada pregunta, sus dos discos anteriores, que son seguramente para ella dos pequeños bebés que ha visto crecer. Y es que estas memorias le han permitido aprender no sólo cómo realizar su música, sino también llegar a una identidad y sobre todo a una madurez que ha plasmado en No todo lo puedes dar.

 

 

Después de que en Mediocre aprendió cómo realizar un disco tradicional y con Ximena Sariñana (disco en inglés) redescubrió la producción y utilización de nuevos instrumentos, con NTLPD pasó a una madurez esperada y planeada. Este tercer disco significa el sello definitivo -al menos hasta ahora- del estilo de Ximena, aunque no descarta la posibilidad de explorar otros géneros y técnicas.

 

A esta definición musical, Ximena la explica a partir del ‘¿Quién soy?’. Y menciona “Soy una fusión de géneros. Compongo con un formato pop, mi escuela es el jazz, pero lo que más me gusta es el rock y la electrónica”.

 

A partir de la exploración y el eclecticismo, Sariñana tiene claro qué quiere y en este disco lo demuestra, teniendo en cuenta que debe existir un balance entre el aprendizaje técnico esencial,  la práctica y la experimentación en los instrumentos que no conoce.

 

1503548_10152800657383326_691451312629894068_n

 

Con el panorama claro, la cantante capitalina decide lo que más le gusta. Por eso, para este disco quiso colaborar con artistas de diferentes géneros; de entre ellos, destacan Mario Domm y Tommy Torres que, como dice Ximena, “son músicos de industria y de pop”. Torreblanca, Alex Ferreira, Alejandro Rosso de Plastilina Mosh, Jim Eno,  son algunos muchos músicos que participaron en la producción y realización de las melodías de NTLPD.

 

Es así como Ximena ha explorado distintas vertientes musicales, las cuales, la han ayudado a buscar y encontrar su sonido e identidad. El autodidactismo siempre la ha acompañado y, nos dice “un músico siempre debe estar estudiando y yo siempre lo estoy haciendo, porque la música siempre cambia”.

 

Sin embargo, quiso darle a los músicos primerizos que apenas están haciendo sus pininos en la música un consejo: “La música es una carrera de toda la vida. Hay muchas cosas que se pueden hacer y aprender. Siempre que tengas una relación viva con la música, y tengas una relación creativa con ella no vas a tener ningún problema.”

 

“La música nunca para” y la responsabilidad del músico.

 

Desde muy pequeña, a Ximena Sariñana le ha gustado escribir. Cuenta que el contacto con la literatura desde chica le ha servido para la creación de su música, a su vez que le permite aprender expresarse, pues considera que la música es una de las mejores formas de expresión.

 

10374519_10152751757303326_928046128222212576_n

 

“La música nunca para. Ahora encontré mi sonido, pero me gustaría producir a alguien su música, quizá escribir algo. Quisiera experimentar con música clásica, meterme al mundo de soundtrack, que es más cinematógrafo.  También intentar la síntesis musical y el sampling” comenta.

 

El nuevo disco de la cantante es totalmente diferente a comparación del anterior homónimo. A esto, Ximena comenta que el álbum anterior fue hecho para abrirse a un nuevo mercado musical fuera de México. Sin embargo la producción lírica fue totalmente distinta a como ella estaba acostumbrada. “Es muy difícil escribir en inglés, pero uno puede hacer lo que sea siempre y cuando se practique” Y agrega que volver a escribir en español fue aún más difícil pues la búsqueda de identidad permeaba no sólo en melodías sino en la unidad entera. “Antes era críptica y ahora, transparente” declara.

 

La música, como bien dijo la intérprete de Different, es una de las múltiples formas de expresión, el cual puede incluso tener impacto en la gente, pues, la música funge como un medio que no sólo llega a los fans, sino a cúmulos de personas. Así se crea un discurso el cual los músicos fungen como documentadores  de los hechos personales y sociales por lo que estas acciones repercuten directamente en el músico y su música.

 

535429_10150692735433326_1100276827_n

 

Sariñana por tanto, al preguntarle sobre la situación del país, comenta que “yo siempre actúo y hablo como una ciudadana más que un músico.” y también agrega: “Los músicos son una voz de la juventud, somos la voz de la sociedad. Es por eso que tenemos una responsabilidad muy grande sobre las cosas que decimos. La gente te pone atención y no puedes decir cualquier pendejada”

 

Ximena añade: “Estamos todos cagados de miedo, enojados y sin muchas cosas claras. Pero lo que puedo decir es que mientras más seamos y mientras más hablemos de lo que no nos gusta, podremos realizar un cambio”.

 

El tiempo seguirá pasando al igual que con la música. La escena musical será cada vez más diversa y Ximena Sariñana, con su experiencia tanto en música como en cine, seguirá en nuestros reproductores más tiempo. Los discos que ha creado han pasado a la historia, lo quiera o no. Sin duda, la visión de Sariñana le permitirá que más proyectos, y más música genialmente trabajada salgan de esos pensamientos que alguna vez  fueron imaginados como mediocres.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *