Por - - 0 Comments

A los integrantes de Dorian bien podría declarárseles como ciudadanos del mundo. Y es que la condición nómada del conjunto barcelonés, debido a sus constantes viajes presentando su más reciente disco “La velocidad del Vacío” los ha convertido en músicos universales, sin residencia permanente.

Lo que es un hecho es que los miles de amigos y seguidores que han hecho en el camino los ha marcado personal y profesionalmente, algo que se refleja de forma clara en sus canciones. A propósito de su más reciente visita a la Ciudad de México, Resonancia Magazine pudo platicar con Marc y el resto de la banda previo a su show del 26 de junio en el Lunario del Auditorio Nacional.

IMG_20140624_182035_649

En la canción “Los amigos que perdí” hay una línea que dice: “No hay nada más inútil que el odio, no hay nada más doloroso que el rencor”. Creo que sólo alguien con cierta edad y que ha superado algunas cosas puede escribir una línea así…

Si, hay que tener una cierta experiencia para darse cuenta de que no hay nada más inútil que el odio. Eso por un lado, y por otro, cuando comencé a escribir estos versos estaba pensando también el tema del odio social.

A lo mejor aquí en América no están tan al tanto del tema, pero ahora mismo hay un auge de la extrema derecha en Europa. Y es que a raíz de la crisis -y como ya pasó después de la segunda guerra mundial- se le está echando la culpa a los inmigrantes de todos los males del mundo.

Este fomento del odio, tan típico de la extrema derecha, nos ha llevado a la destrucción mundial. Entonces, cuando escribí ese tema, no sólo era un tema personal del tipo: “pues si te enojas con un amigo, simplemente no lo veas más y ya, no le odies”, sino que también hablaba del odio a nivel social. La vida es demasiado corta para odiar.

Una de las características que distingue a Dorian es la forma en que retribuyen el cariño de su público. ¿Siempre se han conducido de esa forma?

Si, porque dos de nuestras bandas favoritas son The Clash y Mano Negra. Más que su música, su filosofía de banda nos influyó mucho, porque ellos funcionaban así con sus seguidores y creo que es la manera correcta de actuar: Ser empático y retribuirle un poco a la gente que se toma el esfuerzo de seguirte y escuchar tu música.

Gran parte de su tiempo lo pasan viajando y realizando giras ¿Qué tanto han sacrificado a nivel personal al elegir este estilo de vida?

Es difícil tener hijos, por ejemplo. Los hijos de músicos lo pasan un poco mal, sus papás están ausentes durante mucho tiempo. En nuestro caso, esa opción por el momento no está sobre la mesa pero anda rondando y ya llegará el tiempo. En la familia, tus papás, tus hermanos, tus amigos te echan de menos de pronto y a veces si que llega a haber reproches.

Uno de los grandes momentos de sus shows es cuando el público canta la letra de temas como “La Tormenta de Arena”. Una reacción así, tan espontánea y tan intensa no es muy común. Debe ser el sueño de todo compositor.

Nos emociona mucho ver que “La Tormenta de Arena” ha calado mucho en la gente. El otro día que tocamos en Querétaro con Zoé, la gente se puso a cantar a capella esa canción en una plaza de Toros enorme y fue muy emocionante. Es muy bonito, es un verdadero privilegio, sabemos que eso es algo con lo que aspiran todos los músicos y que no pasa todos los días, así que lo valoramos mucho.

¿Cuál crees que sea tu principal cualidad como compositor?

En cuanto a canciones, creo que jamás llevo al límite el proceso de composición, las canciones surgen cuando tengo mucha necesidad de agarrar la guitarra. Entonces, se muy bien que ahí hay algo interesante, no me pongo como un oficinista a darle hasta que salga algo, porque entonces no saldrá nada interesante. Es bueno practicar con tu instrumento, pero si quieres componer, es mejor que esperes a que realmente tengas una necesidad muy grande de expresar. En cuanto a las letras, voy incorporando mis experiencias personales a la letra, y si tengo que decir algo incómodo, lo digo.

IMG_20140624_185225_043

Para concluir la entrevista, y ya con los miembros de Dorian integrados a la charla, decidimos divertirnos un poco y realizar un pequeño ejercicio de entrevista Proustiana.

¿Cuál es su lugar favorito del mundo?

Belly: A mi me gusta mucho el Cabo de Gata, es una región de costa al sur de España que es un parque natural y que tiene un paisaje lunar.

Marc: Dicen que Cabo de Gata recuerda mucho a la zona desértica de Baja California. A mi me gusta mucho Nueva York, Berlin, el DF, Buenos Aires y perderme en la naturaleza, estuvimos rodando hace poco un video en la Huasteca Potosina y terminamos nadando un largo rato Río abajo.

Bart: Yo soy muy urbano, me gusta mucho el DF, Berlin y Barcelona.

¿Cuál es su actividad favorita además de la música?

Belly: Leer. A mi me encanta leer y ver películas.

Bart: Si, leer.

Marc: Leer y me gusta mucho hacer deporte (aunque no lo parezca) y caminar por la montaña.

¿Donde les gustaría vivir?

Belly: A mi me gustaría que mi plan de vida fuera vivir en varias ciudades, cosa que un poco ya he ido haciendo. Mis ciudades favoritas son las mismas que las de ellos: Nueva york, Berlin, el DF, Paris y Madrid.

Marc: No me importaría pasar una temporada en Paris, es una ciudad que a mi me gusta mucho y en la que nunca he vivido.

Bart: A mi en la ciudad donde vivo actualmente, en Barcelona.

Si pudieran ser otra persona… ¿Quién les gustaría ser?

Marc: No te podría dar un nombre concreto, pero me gustaría ser una persona que ayude a los demás. Alguien como Vicente Ferrer, a quien tuvimos en España y que ayudó a toda una región en la India que estaba empobrecida y que gracias a su ONG la regeneró, dedicar toda una nueva vida a un proyecto tan potente como ese, creo que es de lo más hermoso que puede haber.

Belly: A mi me gustaría volver a ser músico profesional. No cantante, la imagen de frontman me intimida un poco y creo que estar un poquito más atrás es de lo mejor que hay en la vida, creo que tiene mucho más ventajas, aunque no lo parezca.

Bart: Yo quisiera ser bajista de Dorian.

¿Qué es la felicidad?

Belly: Yo creo que es un estado provisional que se debe valorar y alargar.

Bart: Coincido totalmente, es lo mismo que pienso.

Marc: La felicidad es todo lo que hay desde que te propones un objetivo, hasta que lo consigues. En ningún caso es una finalidad en si misma o un mundo platónico, la felicidad no es un estado perdurable, sino un estado transitorio (como dice Belly) así que no hay que confundirse, ya que no es un estado que se pueda alcanzar.

La música es algo que puede contagiar ese estado de felicidad.

El próximo jueves 26 de junio, en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México, Dorian compartirá ese estado transitorio con sus seguidores y lo alargará por los días y semanas siguientes a través del poder catártico de su música.

Los boletos, ya están a la venta en las taquillas del lugar y en el sistema TicketMaster.

image003





Deja un comentario