Por - - 1 Comment

La primera  impresión que se tiene después de ver a Quiero Club poniendo de cabeza al público en escenarios tan importantes como el Corona Fest o el Vive Latino es que sus integrantes deben ser personas inquietas e hiperactivas cuando se platica con ellos en persona. Afortunadamente,  Marcela, Priscila, Bosco y Gustavo saben cuando marcar una pausa en su faceta artística para disfrutar de una charla informal que invariablemente se torna emotiva cuando se les pregunta sobre la situación del país y sobre Monterrey, ciudad de la que son originarios y de la que emigraron hace más de un año para fijar su residencia en el DF.

Resonancia Magazine platicó con los integrante de Quiero Club sobre sus planes a corto plazo, el panorama de la música iberoamericana y sobre el papel que debe jugar la música en entornos tan complicados como el que vive actualmente nuestro país.

 

Ya tienen más de un año viviendo en el DF. Creo que ya son oficialmente Chilangos, ¿a qué obedece este cambio de residencia?

Bosco: Así es, ya tenemos IFE de aquí. Ya podemos decir que somos Chilangos.

Gustavo: Lo que pasa es que dedicarse a la música es mucho más fácil si vives en la capital. La música sigue siendo un negocio muy centralizado y tienes muchas más oportunidades viviendo aquí. La agencia de nuestro manager se mudó al DF hace más de un año, así que aprovechamos el viaje y nos mudamos con él para acá.

¿Qué novedades nos tiene Quiero Club luego del lanzamiento de su último álbum “La Nueva América”?

Bosco: Después de nuestro último disco tuvimos la oportunidad de editar canciones por otras vías, una de las canciones surgió para una película, otra, “Las propiedades del Cobre” la trabajamos en la campaña de publicidad de un coche y más recientemente nos dimos la oportunidad de hacer una canción con un amigo escritor llamado Paulino Ordoñez que colaboró como letrista Como nos dimos cuenta de que ninguna de estas canciones aparecía físicamente en ningún disco decidimos editar el EP Días Perfectos, que incluye dichos temas con sus respectivos remixes.

¿Cómo fue su experiencia haciendo música para campañas de publicidad?

Priscila: Bueno, la verdad es que Quiero Club toda la vida ha sido independiente, siempre hemos pagado por las producciones que hemos hecho, así que trabajar con marcas nos facilita la realización de las cosas. Está bien padre, porque al menos en nuestro caso no nos han requerido hacer música como tal para un comercial, sino que nos pidieron los derechos de una canción nueva de Quiero Club. Hay una diferencia muy grande en que te pidan un Score o un Jingle a que te ofrezcan la posibilidad de pagarte la producción de tu nuevo tema, que le den promoción apareciendo en el comercial y que conserves las regalías del nuevo tema que grabaste. El apoyo con las marcas se ha vuelto parte de lo que hacían las disqueras antes.

¿Qué condiciones deben darse para que surja otro boom musical como el que apareció en Monterrey en años pasados y como el que actualmente se vive en Chile?

Gustavo: Yo creo que es muy aleatorio. Creo que cada ciudad, en cualquier país está expuesta a que pueda tener un movimiento así, pero lo importante es que exista una colaboración entre los artistas que genere esa clase de movimientos.

Marcela: Ahora que vivimos en el DF estamos haciendo nuestro círculo de amigos de nuevo, sólo que ahora con músicos de aquí como Da Punto Beat, La Royale y varios más. Es muy padre, porque nos prestamos equipo, compartimos el staff y hacemos todo lo posible para ayudarnos mutuamente.

Bosco: Desde que comenzamos a viajar por el tema de las giras hemos hecho muy buena amistad con gente como Carlos Icaza y Los Fancy Free que están en la misma sintonía que nosotros.

¿Tienen una posición en torno al problema de violencia e inseguridad que actualmente padece México? ¿Creen que los músicos deberían de participar activamente para remediar la situación?

Gustavo: Viniendo de Monterrey, nos tocó ver como esta supuesta guerra del gobierno extinguió toda nuestra escena, cerró todos los lugares donde solíamos tocar y limitó a los artistas a encerrarse en sus casas y sus garages para instentar seguir haciendo música. Como músicos nos gustaría dejar claro que la sociedad debe garantizar las condiciones propicias para que un movimiento artístico se geste no sólo en monterrey, sino en todo el país.

Priscila: En Monterrey desaparecieron todos los espacios, sigue habiendo muchos músicos encerrados en sus casas componiendo, sólo que de un momento a otro ya no hubo espacios donde tocar ni lugares donde la gente se pueda juntar a compartir sus canciones o su arte.

Marcela: Yo creo que si traemos esa posición crítica en la cabeza y si lo expresamos, aunque no lo hagamos de una manera muy obvia. Por ejemplo, en canciones como Días Perfectos  hablamos un poco de la libertad de forma indirecta,  creo que si se comienza a proyectar en nuestras letras y en cierto sentido en nuestras melodías todo lo que vivimos y traemos en la cabeza. Eso no quiere decir que vayamos a hacer una canción específicamente de eso, para eso están los narcocorridos, pero definitivamente, lo que pensamos y lo que creemos si se refleja en nuestras canciones de una u otra manera.

Gustavo: Definitivamente si traemos dentro una insatisfacción, partiendo de lo que sucedió en nuestra ciudad y de lo que esta pasando en el resto del país. Como dice Marcela, no es nuestro estilo abordar el tema de una forma tan literal, somos un poco más abstractos, pero creo que si somos exitosos expresando lo que traemos dentro, aunque no sea de una forma tan literal.

Bosco: Retomando tu pregunta de si la música deba tener una causa, creo que está implícito en los discos, aunque no creo que la responsabilidad de los músicos sea mover conciencias. Aunque en principio la razón de ser del músico es contagiar pasiones, creo que es responsabilidad de todos los ciudadanos generar un cambio que le de otro rumbo al país.

¿A la distancia, y después de tantos años de carrera, les sorprende el lugar en el que están dentro de la música o tienen metas que se han quedado sin alcanzar?

Gustavo: Es una mezcla de ambas cosas. Cuando decidimos tomárnoslo más en serio y convertirnos en músicos profesionales obviamente si ambicionamos con eso que mencionas y de alguna forma lo hemos logrado. Obviamente, tenemos la mira puesta en seguir creciendo, seguir viajando y seguir trabajando con más músicos que admiramos.

¿Les molesta tener un sencillo como No Coke que todo mundo espera que toquen en cada show?

Gustavo: No nos molesta, aunque obviamente nos gusta más tocar las cosas nuevas que las canciones que hicimos hace 8 años, pero le tenemos un cariño muy grande a ese tipo de canciones.

Priscila: No es molesto, la verdad es que canciones como esa a mi en lo personal me siguen pareciendo muy divertidas y me gusta que despierten tanta energía en el público.

Marcela: También está el hecho de ver el asunto desde el lado del público. Si tu vas a un concierto de La Lupita o de un grupo internacional y no tocan tu canción favorita, de alguna forma sales un poco insatisfecho. Nosotros no queremos eso, nos encanta que el público la pase bien en nuestros conciertos.

¿Qué planes hay para Quiero Club a corto plazo?

Bosco: En este momento tenemos una serie de conciertos patrocinadas por Corona en el interior de la república al lado de bandas como Molotov , Fobia, Jumbo y Sussie 4 . Vamos a estar tocando varias fechas en el norte del país, así que les recomendamos checar nuestro Twitter oficial @QuieroClub para enterarse de nuestras novedades y de repente, ganarse algún acceso gratis.

En cuanto al disco aún no tenemos fecha para sacarlo a al venta, pero definitivamente habrá un nuevo álbum de Quiero Club este año. ¿Qué tal que se acaba el mundo y nos quedamos con el disco enlatado?





1 Comment to Entrevista: Quiero Club, la música como medio de expresión y desahogo

Deja un comentario