Por - - 0 Comments

DSC_0011

 

Las puertas del vagón del metro se abren al llegar a la estación Observatorio. Miro el reloj, llego 10 minutos después de la hora convenida y es hasta este momento que recuerdo que no guardé el número de Iván. Una pequeña horda de familias con niños, bolsas de mandado y cajas caminan delante de mi buscando la salida, los dejo pasar mientras subo lentamente las escaleras pensando qué hacer. Cuando finalmente llego a la superficie, encuentro con la mirada a 2 sujetos de vestimenta oscura y cabello largo. Son Ivan y Rubén, baterista y bajista de la banda Overwasted.

Después de los saludos pertinentes caminamos a las afueras de la estación, donde  en una camioneta, (negra, para no variar) nos espera Bull (guitarrista) y su novia. Entro al automóvil flanqueado por los jóvenes músicos, pero en vez de dirigirnos al sitio al que he sido invitado para observar de forma exclusiva un ensayo de la banda, vamos camino a una vinatería, pues los Overwasted insisten en que pruebe su bebida “mágica” a la que ellos llaman la “bebida tropical”.

Bajamos a la vinatería y por primera vez comienzo a cuestionarme ¿qué hago aquí con estos músicos a quienes apenas conozco?. Hago un breve repaso mental y recuerdo que los conocí en la fiesta del tercer aniversario de Resonancia Magazine, donde fueron una de las bandas que más llamó la atención esa noche.

Salimos del lugar con 2 botellas de Ron Los Reyes. Nunca había visto esa marca, pero las referencias que me dan me hace pensar que no es tan malo. Tras un par de minutos llegamos al taller mecánico en la colonia Santo Domingo que utilizan para ensayar. En el lugar ya están instalados los amplificadores, los instrumentos y las sillas plegables en las que nos acomodamos para comenzar la plática mientras regresa Rubén, quien corre a conseguir refrescos y hielos.

 

DSC_0058

 

Me parece que todos tienen un una versión diferente de cómo comenzó la banda. ¿Porqué no me cuentan un poco del origen de Overwasted?

Bull: Mi versión es un poquito diferente a la de los demás, porque inicialmente yo no pensé quedarme en la banda, yo venía de terminar otro proyecto y llevaba como un año sin hacer música, afortunadamente cuando me reencontré con Iván y Rubén las condiciones se dieron para juntarnos. Tardamos como 2 meses en ensayar a partir de que me hicieron la propuesta de juntarnos, cuando finalmente nos juntamos un domingo por la mañan, hicimos nuestro primer ensayo en un cuartito de dos por dos metros.

No bromeaba al mencionar que todos tienen una versión diferente de como surgió el grupo. Al escuchar la versión de Bull, Iván y Rubén, -que ha regresado con una buena cantidad de hielos y limones-, insiste en que el primer ensayo tuvo lugar hace dos años en una casa a unos metros de distancia. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, opto por seguir  escuchando a Bull mientras recibo de Rubén un enorme vaso de la “Fruta tropical” que, dichos sea de paso, no sabe nada mal.

Bull: Lo padre fue que el primer día que nos juntamos salió una idea de Rubén con la que hicimos “Hurricane” nuestra primer rola. Recuerdo que fue un choque cultural porque Rubén tocaba de oído, no tenía preparación musical y yo estaba acostumbrado a tocar con chavos que sabían leer música, con quienes planeábamos canciones que construíamos desde abajo, como una casa. Me costó un poco de trabajo acoplarme a las notas de Rubén, pero lo curioso es que ese primer día nos pusimos a trabajar, saqué mi libro de escalas, que es como mi biblia personal y salió la canción.

Iván: Afortunadamente ya se le quitó a Bull ese estigma de que cada vez que estábamos haciendo una canción saca su cuadernillo para checar en qué notas y en que escalas estábamos trabajando, ya aprendió a dejar salir su parte animal musical.

Rubén: Ya dejó sacar su instinto blues, ahora nos ponemos a tocar y dejamos que todo salga solito.

 

DSC_0094

 

Esa primer tocada ocurrió hace dos años, ¿en qué momento decidieron ponerle a la banda el nombre de Overwasted?

Iván: Creo que fue natural, realmente pensamos en otros nombres que ya ni recordamos, pero creo que a elegimos el nombre de Overwasted porque el motivo principal de esta banda es hacer música con un sentido diferente, inspirado en cuestiones sociales, morales y éticas que muchas bandas han dejado de lado. Creo que si cantamos en inglés es intrascendente, porque de igual forma pudimos hacerlo en francés u otro idioma.

Bull: Yo veo a la banda como una ideología, como una forma de ayudar a la gente a tener una educación musical y social ante un entorno cultural conformista y plagado de canciones mediocres. Creo que en México la gente no explota su poder de decisión, en ese sentido yo veo a la banda como una forma de invitar a la gente a escuchar algo distinto.

Rubén: A final de cuentas, desafortunadamente en México la gente consume lo que le da la tele. En otros países si hay mucha gente que viaja a los festivales a buscar música nueva y en México, aunque hay eventos que dicen promover otro tipo de alternativas, no dejan de estar dentro de los círculos de amiguismos.

Háblenme un poco en que consiste su filosofía que promueven en sus redes sociales y a la que ustedes llaman #soyover

Iván: Empezamos a utilizar el hashtag Soy Over como una forma de decirle a la gente: “Soy over porque soy libre, pienso y digo lo que quiero”. Para nosotros, más allá de provocar para generar un público, lo importante es que lo que hagas tenga sustancia y genere algo en la gente que te escuche.

Rubén: A final de cuentas el #Soy Over es una actitud individual. Es una forma de decir: “Yo tengo mi forma de pensar y mi forma de vivir, soy auténtico”.

 

DSC_0076

 

¿Qué tan difícil ha sido para ustedes llevar a cabo una carrera tan alejada de las fórmulas tradicionales?

Rubén: Hay muchas cosas en contra, por ahí hasta nos dijeron que en cuestión de idioma aquí en México es muy complicado cantar en inglés porque solo se apoya todo lo que sea cantado en español, no importa que no sea hecho en el país.

Iván: Es como las reglas de Reactor (105.7 fm) en las que si no suenas en español no te tocan, o las de ibero (90.9 fm) en las que si no tienes amigos de varo en la Condesa o en Bosques de Las Lomas tampoco te hacen caso y bueno, habrá bandas que quieran llevar su carrera de esa forma, pero para nosotros es completamente diferente. La búsqueda de hacerlo así, también nos ha llevado a encontrarnos conque hay gente medio amateur que no toma en serio la música, nosotros preferimos mil veces tocar en un hoyo en Alemania, en España o en dónde sea y que la gente entienda lo que dicen nuestras canciones a tocar en un masivo.

Rubén: O que sientan más allá de lo que puedan entender. Hay muchas formas de llegar a los objetivos, y la de nosotros es el trabajo. Por desgracia, cuando comienzas a tocar puertas la gente tienda a generalizar y pensar que eres como muchas otras bandas que tocan por tocar, sin tener una propuesta y un trabajo detrás.

Iván: A mi en lo personal, lo que más me caga de la escena nacional es que usen la palabra rock como un género musical cuando en realidad es una ideología que lleva años defendiendo la idea de ser libre y de expresar lo que esta mal para ti, para tus amigos y para tu contexto social y que  las banditas sigan haciendo canciones de amor cuando en realidad se pueden hacer cosas más chingonas.

 

DSC_0060

 

Es un tema difícil sostener los ideales en una escena como la mexicana, que se dice independiente, pero en la que deben atenderse muchos compromisos. ¿Qué serían capaces de sacrificar si se les ofreciera ingresar al mundo de los sellos indies?

Rubén: Creo que cuando te ofrecen algo es porque quieren algo de ti, entonces tienes el chance de negociarlo. A final de cuentas la música y las letras es lo que tienes dentro de la cabeza y eso forma una línea artística que es difícil cambiar, porque al hacerlo estarías mintiéndole a la gente.

Bull: Creo que la respuesta ahí es que somos incorruptibles en cuestión de nuestros ideales y nuestra filosofía. Esa es justo la barrera con la que nos topamos siempre que vamos a tocar porque defendemos nuestros ideales y nuestro sonido.

Vende tu imagen antes de que comiences a vender tu música, escribió Xavier Velasco en su libro “Una banda nombrada Caifanes”, me alegra que Overwasted entienda la diferencia entre ambos conceptos. Mientras doy un sorbo a la bebida tropical, que discretamente comienza hacer efecto en mi y en mis contrapartes pongo nuevamente en marcha la grabadora.

 

DSC_0083

 

A dos años de  distancia, ¿cuáles han sido los mejores momentos que han pasado como banda y cuáles los más difíciles?

Bull: Para mi los mejores momentos son cada vez que hacemos una canción, cada vez que venimos a un ensayo sin una idea en la cabeza  y salimos con una canción.  Eso y cada vez que tocamos en un lugar, aunque solo una persona te este viendo, pero te este poniendo atención, eso como músico es bastante gratificante. De los momentos difíciles creo que lo peor es que no valoren tu trabajo,  esa percepción que se tiene en México de que si te dedicas a la música te vas a morir de hambre es muy triste. Realmente es muy difícil ser músico, tienes que soportar muchas cosas, que te traten mal  y como te digo, que no valoren tu trabajo.

Rubén: Una de las mejores cosas es el reconocimiento, sobre todo por parte de otros músicos que reconocen el trabajo y lo que hay detrás de las canciones. También es muy padre que mientras estas tocando la gente sonría, mueva la cabeza o que te bajes del escenario y te disparen una chela, eso se siente muy bien, sobre todo aquí en México que la gente es bien ojete y si no le gusta  algo ni te lo dice, ni siquiera te voltea a ver y se sale del lugar sin importarle el tiempo o el dinero que invertiste en preparar una tocada.

Ivan: Las cosas más difíciles como banda es que en México suele haber muy poco apoyo a las bandas, pese a que existen los foros y los espacios para tocar sueles encontrarte con bandas que te invitan a tocar y quieren acaparar todo ,o con gente que no está dispuesta a abrir su mentalidad a nuevas propuestas. De las cosas buenas sin duda está darte cuenta que una canción que tu hiciste provoca emociones y pensamientos diferentes en las personas, pero que es algo tuyo, algo que tu creaste, eso indudablemente te impulsa a seguir adelante.

 

DSC_0027

 

El principio de año se presta para repasar los planes de lo que nos gustaría hacer en los próximos meses, ¿Cuáles son los planes de la banda para este 2013?

Iván: Ahorita estamos en el proceso de la grabación del disco, estamos en planes para grabar un video y salir a tocar fuera del país y al interior de la república. Uno de nuestros grandes objetivos  es viajar a Europa y a Estados Unidos, en los últimos meses hemos tenido algunos contactos con gente de allá, pues tenemos muchas ganas de salir a tocar fuera de México.

Rubén: Más allá de una cuestión de soberbia, nos da mucho gusto que cosas que no hemos buscado han llegado a nosotros de forma inesperada, una de esas cosas fue el asunto del Rockampeonato (en el que avanzaron hasta las semifinales) y el de varias marcas que se han acercado a nosotros partir de canciones nuestras que les han llamado la atención.

¿Algo más que les gustaría añadir antes de terminar esta charla?

Iván: Pues agradecer el espacio de Resonancia e invitar a la banda a ver rock en vivo, porque solo así pueden seguir avanzando las bandas como nosotros. Si vas a pagar $200 por ir a ver a Enjambre, mejor paga $50 y ven a vernos a nosotros y te aseguro que te la vas a pasar increíble.

Bull: Recomendarle a la gente que abran su mente  a cualquier tipos de arte, que consuman lo hecho en México, hay grandes artistas que están escondidos, que la gente no conoce y que valen mucho la pena.

 

DSC_0056

 

La charla se ha extendido más de la cuenta. Aunque la hemos pasado muy bien platicando al candor de la bebida tropical ya es hora de remitirnos al motivo principal de mi visita. Iván, Bull y Rubén toman sus lugares detrás de los amplificadores formando un círculo interno en el que cada uno queda a la vista del otro.

Tal pareciera que al tocar, al crear un dialogo personal e inexistente para el resto del mundo, estos tres músicos olvidan sus problemas, dejan atrás sus pretensiones y limitaciones musicales de lado para crear algo único, que los demás pueden llegar a apreciar, pero que nadie disfruta más que ellos dentro de ese pequeño círculo, en el que solo ellos 3 tienen cabida.

 

DSC_0072

 

Una mirada de complicidad es suficiente para comunicarse entre los vertiginosos acordes de guitarra de Bull, los embates furiosos y certeros de las tarolas de Iván y la dirección vocal de Rubén y su impetuoso bajo. Detrás de la energética ejecución, las expresiones de los músicos transmiten la satisfacción de crear algo emocionante donde antes no había nada. Un placer negado para quienes, incapaces de tocar instrumento, nos limitamos a describir con palabras lo que sentimos.

Basta escuchar canciones como Hurricane o Liar para reconocer a una banda que mantiene viva la alegría de tocar en vivo, a un trío que, pese a sus miedos ocultos y sus fijaciones filosóficas no ven a su instrumento como una herramienta de trabajo y a sus canciones como una rutina laboral, sino como un escape a un lugar donde un mundo mejor es posible.

 

DSC_0045

 

Overwasted es una banda que fuera del escenario se toma muy en serio su concepto, su filosofía y sus convicciones, pero que sobre el escenario deja de lado sus estridentes convicciones en función de crear junto a la escucha una comunión que provoca sensaciones. He aquí una banda sincera y real a la que vale mucho la pena darle Resonancia, una banda que aun está por escribir su historia en el camino de la música independiente.

 

Facebook: http://www.facebook.com/Overwastedofficial?fref=ts

Twitter: https://twitter.com/Overwasted

 

DSC_0091





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *